Zebulon.- Oliver Funez Machado, el joven de 18 años acusado de decapitar a su madre en la comunidad Pilot cerca de Zebulon, tomaba diferentes medicamentos  para la psicosis y la esquizofrenia, según documentos judiciales. Además se enfrentaría a un proceso de deportación a Honduras por no tener estatus legal.

La tarde del lunes, Funez Machado llamó al 911 para reportar que había asesinado a su madre, Yesenia Beatriz Machado Funez de 35 años.

Cuando los agentes del alguacil del condado Franklin llegaron a la vivienda 90 Morgan Dive, encontraron al joven fuera de su casa. La escena era espantosa: él sostenía en una mano un largo cuchillo y en la otra la cabeza de su madre.

Yesenia Machado, era originaria de Honduras y Oliver era su hijo mayor. Le seguían un adolescente de 15, una niña de 4 y un bebé de 2 años. Los dos últimos fueron testigos presenciales del crimen.

Los menores se encuentran en custodia del padre y esposo de Yesenia, Walter Funez.

Amigos de la familia confirmaron a Qué Pasa que hasta hace una semana Funez había salido de un clínica psiquiátrica.

"Él comenzó a cambiar cuando tenía catorce años. Se encerraba en su habitación y no quería participar en las reuniones que hacíamos. Ellos amaban mucho a su hijo y lo llevaron a una clínica para que mejorar y hace poco salió de ahí", contó a Qué Pasa Miriam Banegas, amiga de Machado Funez.

De acuerdo a la orden de arresto, Oliver Funez estaba medicado por sufrir de esquizofrenia, que es una enfremedad mental que se caracteriza por las alteraciones de la personalidad, alucinaciones y pérdidas del contacto con la realidad.

El joven ha sido acusado de asesinato en primer grado y trasladado al Centro de Detención del Condado Wake sin derecho a fianza. Durante las horas de encierro a permanecido aislado.

Sería deportado

Funcionarios federales afirmaron que Funez se encontraba de manera ilegal en el país y que han emitido una detención de inmigración en contra de él.

"ICE se enfoca en identificar, detener y eliminar amenazas a la seguridad pública, tales como extranjeros criminales convictos y miembros de pandillas, así como individuos que han violado las leyes de inmigración de nuestra nación", dijo un portavoz del Servicio de Inmigración y Aduanas de los Estados Unidos.

Amigos recuerdan a Yesenia

Como una mujer alegre, risueña y conversadora, así recuerdan sus amigos a Yesenia Beatriz Machado Funez.

"Ella era muy linda persona. Los que conocimos a la familia estamos sin palabras por lo sucedido", dijo a Qué Pasa, Silvia Olivera, amiga cercana de Machado Funez y de su esposo.

"A la familia la conocí hace 6 años, durante ese tiempo siempre que coincidíamos en reuniones familiares. Ella siempre con su sonrisa, saludando a todo mundo y haciéndole plática a todos y sobretodo siempre cuidando a sus hijos: a las más pequeña y a los dos mayores también. Si por momentos los perdía de vista siempre andaba preguntando dónde estaban", dijo.

Olivera dijo que Oliver era muy apegado a su madre. "Por eso nos cuesta aceptar lo sucedido", dijo.

La víctima y su familia habían vivido muchos años en Raleigh cerca de la calle New Hope Church. Casi a finales del año pasado se habían mudado a la comunidad de Pilot.

"Yesenia tenía un corazón limpio, era una mujer de mucha fe y un gran ser humano… era un buena persona", afrimó Banegas.