Wilmington.- Un sujeto fue condenado a un año y medio de prisión por traficar con la vida de más de 800 tortugas e incentivar la caza furtiva de estas especies.

Un juez federal en Wilmington tomó la decisión de poner tras las rejas a Jesse James Freeman, de 48 años y habitante de Franklinville, así como al pago de una multa de $25,000.

El magistrado prohibió a Freeman poseer vida silvestre capturada en la naturaleza y cualquier vida silvestre sin documentación de origen durante un período de tres años, tiempo por el cual será supervisado por las autoridades. 

Cabe mencionar que este hombre, ante las irrefutables pruebas en su contra, se había declarado culpable el 30 de septiembre de 2020. Freeman admitió que, entre enero de 2017 y septiembre de 2018, suministró tortugas a intermediarios en todo el país para llevarlas de contrabando a Asia. 

Freeman recolectó las tortugas y contrató cazadores furtivos para obtenerlas ilegalmente en Carolina del Norte, en clara violación de las leyes de Carolina del Norte, informó el Departamento de Justicias en un comunicado.

La Ley Lacey federal es el estatuto de tráfico de vida silvestre más antiguo de la nación y prohíbe, entre otras cosas, el transporte de vida silvestre en el comercio interestatal si la vida silvestre fue capturada ilegalmente según las leyes estatales.

Más de 800 tortugas

De acuerdo a las investigaciones, este hombre traficó al menos 722 tortugas de Caja del Este, 122 tortugas manchadas y tres tortugas de madera. 

“El Departamento de Justicia está comprometido con la protección de nuestras especies nativas del tráfico internacional”, dijo el Fiscal General Adjunto, Todd Kim, de la División de Medio Ambiente y Recursos Naturales del Departamento de Justicia. 

“La sentencia (contra Freeman) es el último ejemplo de que hay graves consecuencias para quienes violan la Ley Lacey al explotar tortugas”, indicó.

Más de 100 mil dólares en ganancias

Por la venta ilegal de estas especies, Freeman recibió $121,000 en pago por esas tortugas. El valor de mercado en Asia de esas tortugas superó los 1,5 millones de dólares.

La tortuga de Caja del Este (Terrapene carolina carolina) es un reptil del estado de Carolina del Norte y endémica de las regiones boscosas de la costa este y el medio oeste. 

La tortuga manchada (Clemmys guttata) y la tortuga de madera (Glyptemys insculpta) son tortugas semiacuáticas nativas del este de los Estados Unidos y la región de los Grandes Lagos. 

Las tres especies de tortugas mencionadas están protegidas por la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES).

Efectos negativos

La caza furtiva puede tener efectos devastadores en las tres especies de tortugas dada la baja tasa de supervivencia de las crías y el tiempo que lleva alcanzar la madurez sexual. Los coleccionistas aprecian estas especies en el mercado de comercio de mascotas nacional y extranjero, donde se revenden por miles de dólares.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.