Charlotte .- Las votaciones tempranas se iniciaron en Carolina del Norte con miras a las elecciones del 4 de noviembre, en las que los votantes latinos indecisos pueden definir la reñida contienda que mantienen la senadora demócrata Kay Hagan y el republicano Thom Tillis por un sillón en el Senado federal.

Decenas de precintos abrieron en los 100 condados del estado y se mantendrán hasta el 1 de noviembre, lo que equivale a una semana menos que en las elecciones de 2012, debido a la nueva ley de voto que no permite el sufragio y registro el mismo día para los nuevos votantes.

Los 6,6 millones de electores de este estado, entre ellos 126.556 latinos, empezarán a elegir  a legisladores a la Asamblea General estatal, jueces, comisionados y a un senador para el Congreso federal, cuyos aspirantes han convertido su puja electoral en una de las contiendas más peleadas y costosas del país.

Puede ser para cualquiera

A menos de dos semanas de la elección general, entre las campañas de la senadora demócrata Hagan y el republicano Tillis se han gastado hasta 103 millones de dólares, una cifra que convertiría esta campaña en la más costosa en la historia de la Cámara Alta del Congreso.

Las elecciones de este año reflejan que Carolina del Norte se ha convertido en un estado «swing», es decir que puede ir para cualquiera de los principales partidos políticos del país.

Según cifras de la Junta Electoral de Carolina del Norte, el número de votantes inscritos sin afiliación política ha alcanzado el 1,8 millón, en contraste con los 2,7 millones de demócratas, 2 millones de republicanos y 25.000 libertarios.

La lucha de este año cuenta con el añadido de que el vencedor entre Hagan y Tillis podría determinar si los demócratas mantienen el control en el Senado federal, o si es que pasa a manos del Partido Republicano.

Una encuesta de USA/WRAL coloca a Hagan con una ligera ventaja de 46 por ciento de preferencia de voto contra el 43 por ciento de Tillis, pero de por medio hay aún un 3 por ciento de votantes indecisos.

En una elección tan cerrada cada uno de los votos cuenta, inclusive el 2,2 por ciento del sufragio latino, el bloque electoral de mayor crecimiento en las últimas jornadas electorales de este estado y para quienes, según los últimos sondeos, el tema migratorio es el más importante.

Hagan favorita entre latinos

Un sondeo reciente de la encuestadora Latino Decisions arrojó que la senadora Hagan cuenta con el apoyo del 40 por ciento de los votantes latinos, mientras que Tillis, el actual presidente de la Cámara de Representante estatal, solo con el 15 por ciento.

Sin embargo, el 45 por ciento de los electores hispanos aún no decide al candidato de su preferencia, y en parte porque más del 50 por ciento de los encuestados no han ido contactados por representantes de las campañas de ambos partidos.

En una declaración a Efe, Tillis afirmó que trabaja en equipo con el Comité Nacional Republicano para comunicarse con los votantes latinos del estado, y que no está «considerando a ningún votante como seguro».

En cuanto al tema migratorio, el republicano reiteró su posición de «asegurar primero las fronteras», aunque afirmó que «como una nación de inmigrantes, tenemos que reformar nuestro sistema migratorio».

«Tenemos leyes firmes que aplican a todas las personas y esto ha hecho que Estados Unidos sea el país de las oportunidades, esto lo tenemos que proteger para asegurar el futuro de nuestros hijos», apuntó.

Por su parte, portavoces de la campaña de la senadora Hagan señalaron a Efe que están llegando a «todos los habitantes de Carolina del Norte», y que la demócrata es la «única en esta elección que ha votado a favor de una reforma migratoria bipartidista».

«Kay está luchando por una solución bipartidista de sentido común, mientras que Tillis sigue jugando a la política con ningún plan para reformar nuestro sistema de inmigración», afirmaron desde la oficina de campaña de la demócrata.

«Tenemos que salir a votar»

La Coalición Latinoamericana y el Concejo Nacional La Raza (NCLR) desarrollaron una reunión esta semana en Charlotte con candidatos, representantes de partidos políticos y grupos cívicos, y en donde el mensaje final de los organizadores fue reiterar la necesidad de que los latinos salgan a votar en estos comicios.

«Tenemos que salir a votar si queremos que los candidatos nos tomen en cuenta», enfatizó Janet Hernández, representante del NCLR.

En el evento, votantes como la hispana Jennifer Geyer determinaron al posible destinatario de su voto, en su caso para la demócrata Hagan, la opción «menos mala para los inmigrantes», según confesó a Efe.

Menos del 20 por ciento de electores latinos participó en las elecciones de medio término de 2006 y 2010.

Para estos comicios, el 80 por ciento de hispanos encuestados por Latino Decisions aseguró que piensa votar en estas elecciones, pero dada su tendencia a la baja participación habrá que contrastar dichas intenciones con las futuras cifras oficiales.

 

foto: J. Strimling