Carolina del Norte es el octavo estado por número de infecciones de gonorrea y clamidia.

Charlotte.- Carolina del Norte sobresale en los listados de estados con más contagios de enfermedades de transmisión sexual (ETS).

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) publicaron hace un par de meses sus datos más recientes sobre casos de clamidia, gonorrea y sífilis, enfermedades donde los hispanos también destacan por altos niveles de infección.

En el 2019, previo a la pandemia de COVID-19, en todo el país se registraron más de 2.5 millones de casos de las enfermedades ya mencionadas. Con más de 70,000 casos de clamidia, Carolina del Norte se posicionó en el octavo escaño a nivel nacional, así como en octavo puesto en gonorrea, con más de 26,377 personas infectadas.

En cuanto a la sífilis, los habitantes del estado están en el décimo octavo puesto, debajo del promedio nacional, rebasando los 1,100 casos, según las estadísticas de los CDC.

Las autoridades sanitarias describieron estos altos niveles de contagio “sin precedentes” y al alza por sexto año consecutivo, ya que se registró un aumento de casi 30 por ciento de contagios registrados entre el 2015 y el 2019.

“Hace menos de 20 años, las tasas de gonorrea en los EE. UU. estaban en un nivel bajo sin precedentes, la sífilis estaba cerca de ser eliminada y los avances en el diagnóstico de la clamidia facilitaron la detección de infecciones”, dijo el doctor Raúl Romaguera, director interino de la División de Prevención de Enfermedades de Transmisión Sexual de los CDC.

Desde entonces, continuó, ese progreso “se ha desmoronado y nuestras defensas contra las ETS han caído. Debemos priorizar y centrar nuestros esfuerzos para recuperar el terreno perdido y controlar la propagación de las ETS”.

La cuarentena no impactó

La información publicada por la agencia federal refleja la situación antes de la pandemia. No obstante, advierten que “muchas de estas tendencias preocupantes continuaron en el 2020, cuando gran parte del país pasó por serias alteraciones de los servicios de pruebas de detección y tratamiento de las ETS debido a la pandemia del COVID-19”.

Debido a que muchos profesionales de la salud fueron reasignados de sus trabajos normales a prestar servicios en respuesta al COVID-19, muchos de los programas de prevención y detección de ETS habrían quedado en pausa. Según los CDC, en enero del presente año, una tercera parte del personal de salud especializado en enfermedades de transmisión sexual todavía estaban laborando en programas anti COVID-19.

“La pandemia del COVID-19 ha expuesto debilidades en la preparación de salud pública debido a una infraestructura débil, una fuerza laboral con poca capacitación y pocos recursos, y capacidad limitada ante un aumento repentino de la demanda”, advierten los expertos en salud.

Enfermedades problemáticas

Según explicó el CDC en su reporte, “las ETS pueden tener consecuencias graves en la salud”, ya que las personas infectadas a veces no presentan síntomas y si no tratan la enfermedad, aumenta el riesgo de infección por VIH.

Otras consecuencias pueden ser dolor pélvico crónico, enfermedad inflamatoria pélvica, infertilidad, complicaciones graves en el embarazo y en los recién nacidos, así como la muerte de bebés.

La gonorrea es una enfermedad de transmisión sexual que puede provocar infecciones en los genitales, el recto y la garganta, según los CDC. El contagio es muy común entre jóvenes de 15 a 24 años, tanto hombres como mujeres.

Los síntomas para los hombres incluyen sensación de ardor al orinar, secreción de color blanco, amarillo o verde del pene; además de dolor o inflamación en los testículos, aunque este último síntoma es el menos común.

En cuanto a las mujeres, la mayoría no presenta síntomas e incluso cuando estos existen, se pueden confundir con una infección vaginal o de la vejiga. Sin embargo, se advierte que las mujeres con gonorrea “corren el riesgo de tener complicaciones graves por la infección, aun cuando no presenten ningún síntoma”.

Por su parte, la clamidia “puede causar daños graves y permanentes en el aparato reproductor de una mujer y hacer más difícil o imposible que quede embarazada en el futuro”, así como en la mayoría de los casos no se presentan síntomas o si aparecen, tardan semanas después de tener relaciones sexuales en aparecer.

Los síntomas de clamidia entre mujeres pueden ser una secreción vaginal anormal y una sensación de ardor al orinar. Los hombres contagiados pueden notar secreción del pene, sensación de ardor al orinar o dolor e inflamación de uno o ambos testículos.

Para tratar cualquiera de estas enfermedades, o si presenta alguno de estos síntomas, debe visitar a un médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *