Raleigh.- La oficina del alguacil del condado Nash y el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) firmaron un acuerdo para el funcionamiento del programa de deportación 287g. De esta forma ese condado se suma a Wake, Mecklenburg, Cabarrus, Henderson y Gaston que ya cuentan con un similar memorando de entendimiento con inmigración y que ha permitido la deportación de miles de inmigrantes de Carolina del Norte.

El acuerdo fue suscrito el 2 de febrero y tendrá una vigencia hasta el 30 de junio de 2019

De acuerdo con contrato “el propósito de esta colaboración es mejorar la seguridad y la seguridad de las comunidades enfocando los recursos en la identificación y el procesamiento para la remoción de extranjeros que caen las prioridades de ICE”.

Por lo tanto, los agentes del sheriff serán entrenados para realizar ciertas funciones de un oficial de inmigración dentro de la cárcel del condado o instalaciones correccionales.

Bajo este programa cuando un inmigrante sea detenido por un agente de la oficina del alguacil de Nash y llevado a la cárcel, comprobarán sus documentos, accederán a bases de datos para ver si la está registrado y lo mantendrán arrestos 48 horas más después de ser liberado de custodia para ser entregado a ICE.

El programa 287(g) es una sección de la ley de inmigración vigente desde 1996, que permite a los gobiernos locales recibir fondos federales para entrenar a agentes para llevar a cabo funciones migratorias, como verificar el estatus legal de los detenidos y entregarlos al ICE en caso sean indocumentados.

En noviembre del año pasado la La Union Americana de Libertades Civiles (ACLU) advirtió sobre la intención del alguacil del condado Nash, Keith Stone, de firmar el acuerdo del 287g con ICE.

En una entrevista en noviembre de 2017 Stone dijo a Qué Pasa que recibió una invitación del gobierno para participar en el programa y aceptó, aunque todavía no está confirmado que implementará el programa en la cárcel.

“Nuestro enfoque son las drogas, pandillas y armas”, aseveró el sheriff Stone, al asegurar que no piensa actuar como agente de inmigración. “No tengo deseos de hacer eso (deportar personas)”.
Según explicó el alguacil, en Rocky Mount y sus alrededores hay mucho tráfico de droga y específicamente es el crimen que pretende frenar.

“Tenemos 33 homicidios sin resolver en Rocky Mount”, ejemplificó el sheriff Stone acerca de la violencia en su condado, además de señalar la incautación de una gran cantidad de heroína la semana pasada.
Sobre la población inmigrante en el condado Nash, dijo que hay una población considerable dedicada a la agricultura, pero no suelen meterse en problemas con la ley.

Por su parte la abogada Irene Como, dijo a Qué Pasa en esa oportunidad que la ACLU también está opuesta a la aplicación del programa 287g en el condado Nash.

“No tenemos detalles de cómo lo van a implementar en el condado Nash, pero definitivamente estamos en contra”, dijo la abogada.

“Programas como el 287g borran la línea entre la policía local y federal y pueden resultar en abusos. El efecto que tienen es que intimidan a los inmigrantes para que no busquen ayuda  cuando son víctimas de crímenes y los hacen más vulnerables”.