Winston-Salem.- Un hombre que por una acusación falsa fue arrestado en la cárcel de Winston-Salem, detenido por ICE y transferido a un centro de detención en Georgia, logró  ser liberado tras una semana de encierro.

Juan Manuel Palma Barrera, de 29 años, asegura que un agente del sheriff del condado Forsyth fue quien llamó a las autoridades migratorias el 24 de julio por la mañana, instantes antes de que pudiera salir bajo fianza.

“Con cualquier cosa el condado (sheriff) te está entregando a inmigración”,  declaró Palma Barrera en una entrevista con Qué Pasa. “No están respetando DACA ni nada”.

Tras su aprehensión por una acusación de  violar una orden de restricción, un juez fijó una fianza de $1,000 para que el originario de Acapulco pudiera salir libre. Este cargo en contra del beneficiado por la Acción Diferida (DACA) sería desechdo en corte, pero las autoridades actuaron primero.

Palma Barrera ya estaba en el proceso de salir de la cárcel en Winston-Salem, cuando recibió una orden por parte de los custodios de volver a su celda y esperar unos minutos. Más tarde, le dijeron que tenía “una visita” y condujeron al inmigrante a una oficina.

Ahí, un oficial que vestía uniforme y portaba placa del sheriff, llamó por teléfono a un agente de inmigración, según la versión del afectado.

“Puso el altavoz y el agente de ICE me hizo unas preguntas”, contó Palma Barrera, quien luego fue devuelto a su celda,  donde recibiría una confirmación por escrito que ya se encontraba en manos de la agencia federal. 

Temprano al día siguiente, el 25 de julio, el hispano fue trasladado rumbo al centro de detención Stewart, en Lumpkin, Georgia, a 450 millas de Winston-Salem.

No obstante, la defensa legal de Palma Barrera logró la disolución del cargo que lo puso tras las rejas, debido a que la parte acusatoria no presentó evidencia de que se haya cometido algún delito.

Sin necesidad de pagar una fianza, Palma Barrera salió del centro de detención en Georgia el 31 de julio y ya se encuentra en Winston-Salem junto con su familia.

“Es feo cómo vive uno”, comentó sobre su experiencia como preso y en proceso de deportación, a pesar de tener un récord criminal limpio.

Sheriff niega la versión
El major R.E. Slater, quien comanda los servicios de detención de la oficina del sheriff del sheriff del condado Forsyth, negó que su agencia haya alertado a las autoridades federales sobre Palma Barrera.

“De acuerdo con nuestros registros, nosotros no contactamos a ICE por este sujeto. Ellos nos contactaron y no estamos seguros qué interés tenían en él”, escribió Slater en un correo electrónico, así como aseveró que la cárcel en el centro de Winston-Salem no tiene agentes federales trabajando en su interior.

Un portavoz de ICE se limitó a confirmar que la liberación de Palma Barrera fue “después de que los cargos criminales fueron disueltos”.

Joseph Lambert, abogado del mexicano, también se abstuvo de declarar sobre el caso.

Sin embargo, el despacho Elliot Morgan Parsonage (EMP), donde Lambert labora, publicó un comunicado poco después de la liberación de su cliente.

En el documento, EMP mencionó que se trató del tercer caso en los últimos meses de un cliente con DACA que Lambert salva de la deportación.