Winston-Salem.- Una estafa a nivel nacional en la que impostores se hacen pasar por empleados de la companía Duke Energy y amenzan telefónicamente a dueños de casas y negocios con cortarles el servicio de electricidad si no pagan cuentas pendientes en el plazo de unas horas, ha cobrado más de cien víctimas en Carolina del Norte desde noviembre pasado.

Según Kristina Hill, vocera de la empresa con sede en Charlotte, impostores de Duke Energy llaman a personas para decirles que se quedarán sin luz eléctrica si no liquidan pagos atrasados por medio de una tarjeta de débito prepagada.

“Queremos que nuestros clientes se protejan de esta actividad fraudulenta”, dijo Hill y explicó que todos aquellos con cuentas en mora debido a la falta de pagos, reciben una serie de notificaciones por parte de la empresa durante varias semanas antes de desconectar el servicio.

Hill enfatizó que Duke Energy nunca realiza cobros horas antes de cortar el suministro eléctrico ni pide a sus clientes que realicen algún tipo de pago con tarjetas de débito prepagadas.
Según un comunicado del Buró para Mejores Negocios (Better Business Bureau), una organización sin fines de lucro que vigila las prácticas de negocios por todo Estados Unidos, en el caso de este fraude se utilizan tarjetas prepagadas como la “Green Dot Money Card” para robar el dinero de la gente.

Los criminales que se hacen pasar por representantes de otra companía presionan a sus víctimas diciéndoles que tienen un tiempo limitado para pagar, y les instruyen a que adquieran una tarjeta prepagada, con la cantidad de dinero que supuestamente se debe.

Al adquirirla, piden que les llamen de vuelta y otorguen el número de la tarjeta, así como su número de identificación personal (PIN), teniendo de esta manera acceso inmediato a los fondos depositados.

Hill dijo a Qué Pasa que desde noviembre a la fecha se han reportado más de cien casos de fraudes similares en diez estados del país, algunos de ellos siendo hispanos residentes de Carolina del Norte.

Tom Bartholomy, presidente regional de BBB, alertó que mientras el fraude actualmente se enfoca en clientes de Duke Energy, en cualquier momento podría cambiar a otras industrias, como quienes contratan el servicio de televisión por cable u otros servicios.

¿Qué hacer para protegerse?

  • No confíe en personas que pidan un pago inmediato, sea cual sea el motivo.
  • Nunca revele su información personal o financiera a alguien que lo contacte por teléfono o correo electrónico.
  • Nunca envíe dinero o facilite el número de sus tarjetas de débito o crédito a desconocidos.
  • Llame a directamente a la empresa que supuestamente le hace los cobros para verificar si hay cualquier problema con su cuenta.
  • Si recibe una llamada fraudulenta como la descrita en el artículo, repórtelo a la policía y a la empresa que supuestamente hace el cobro.
  • Duke Energy: 800-777-9898.