Asheville.- Los tres delitos penales más comunes en la UNC de Asheville – posesión de drogas, parafernalia y robos-, están en su punto más bajo debido al reducido número de estudiantes en el campus este semestre, dijo el jefe de policía de la UNCA, Eric Boyce.

“Nuestras cifras son muy diferentes a las del año pasado. Puede revisar nuestro tablero de informes de seguridad anual y puede ver los arrestos por drogas y alcohol de los referentes durante los últimos tres años. Entonces, lo que hemos visto este año es en realidad una reducción porque no tenemos muchos estudiantes”, dijo Boyce.

El vicecanciller Bill Haggard dijo que la marihuana es la única droga con la que la UNCA ha tenido que lidiar este año.

“Estoy bastante seguro de que este año académico, la droga más seria que hemos tenido es la simple posesión de marihuana y, aparte de eso, no recuerdo ningún caso que involucre posesión con intención de vender. Ha sido una simple posesión y no recuerdo ningún caso este año en el que hayamos tenido casos relacionados con una droga más seria que la marihuana», dijo Haggard.

Los oficiales de policía siempre toman las drogas confiscadas que se encuentran durante un incidente de posesión y las envían a un laboratorio para su análisis o las catalogan como pruebas, dijo Boyce.

“Queremos asegurarnos de que no haya drogas adicionales en el área y que tratemos de identificar de dónde reciben las drogas los estudiantes. Queremos tratar de identificar quién distribuye esas drogas en nuestra comunidad”, explicó el oficial.

Para los estudiantes que luchan con problemas relacionados con las drogas, la decana de estudiantes, Jackie McHargue, dijo que hay recursos disponibles para que los estudiantes obtengan la ayuda necesaria que necesitan para recuperarse de cualquier adicción que puedan estar enfrentando.

«Los quiero bien, por lo que realmente sorprende a los estudiantes cuando vienen y hablan sobre un problema de adicción o un problema realmente significativo y decimos, está bien, averigüemos cómo superar esto», dijo McHargue. «Realmente no puedo pensar que se necesita mucho coraje para luchar con esas cosas ahora y estar en un lugar más saludable».

Cuando se trata de posesión de drogas y cómo eso afecta a los estudiantes, McHargue recomendó buscar siempre ayuda de la policía del campus o de un asistente residencial, sin tener miedo de meterse en problemas.

“Al final, nos preocupa que el estudiante esté bien más que cualquier otra cosa. Para empezar, tenemos una política de que si ese estudiante ha bebido demasiado de forma voluntaria o involuntaria o ha consumido drogas y necesita ayuda (para él) o para otra persona, tenemos esta política de amnistía que dice que no te meterás en pequeños problemas disciplinarios por el comportamiento”, explicó McHargue. “Queremos que pida ayuda para usted o para otra persona porque no queremos que un estudiante muera porque la gente tiene miedo de meterse en problemas. Eso no es lo que queremos. Queremos que se acerquen, que obtengan ayuda para ellos mismos u obtener ayuda para otra persona «.

La policía universitaria de Asheville está disponible las 24 horas del día, los siete días de la semana en el edificio Weizenblatt Hall. Foto: Jennifer Acevedo Lule.

De acuerdo con  Haggard, otros delitos que los estudiantes deben conocer incluyen una serie de robos de partes de vehículos.

“Recuerdo haber visto dos robos separados de partes de vehículos al amanecer, pero no conozco los detalles de esos dos casos. Para los estudiantes que se estacionan de forma remota, nos aseguramos de que haya buena luz en el campus y pasillos seguros. Normalmente hacemos una caminata anual de seguridad por la noche para obtener respuestas de los estudiantes. No lo hicimos el año pasado debido al COVID-19”, señaló Haggard.

UNCA tiene postes de llamada, identificados con una luz azul, en todo el campus y en algunos de los estacionamientos remotos, según Haggard.

“Esas luces tienen una cámara de vigilancia como parte de esa torre. Eso también nos da información sobre las cámaras de vigilancia. Si los estudiantes están preocupados por la seguridad en el estacionamiento, también pueden llamar a la policía del campus y los oficiales estarán felices de pasar a recogerlos y acompañarlos hasta su destino”, dijo Haggard.

Los agentes de policía tenían informes de que recientemente se llevaron convertidores catalíticos del vehículo, pero eso es todo lo que tienen, según Boyce.

La universidad tiene postes de llamada de emergencia en algunos de los estacionamientos remotos del campus. Foto: Jennifer Acevedo Lule.

Este artículo fue publicado originalmente en The Blue Banner, de la UNCA.

Fotos: Jennifer Acevedo Lule.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *