Greensboro.- El drástico auge de contagios por coronavirus de las últimas semanas ha provocado una “grave” escasez de conductores de autobús en los primeros días de escuela del 2022. Consecuencia: algunos condados de Carolina del Norte se han visto obligados a suspender las rutas de buses y buscar alternativas para que los estudiantes lleguen a los salones de clase.

“A partir de este fin de semana, no tenemos suficientes conductores de autobús para seguir atendiendo a todos los estudiantes, por lo que tuvimos que tomar algunas decisiones realmente difíciles”, dijo la jefa de operaciones de las escuelas del condado de Guilford, Michelle Reed. 

El distrito escolar canceló a inicios de esta semana las rutas de autobús para ocho escuelas secundarias de Greensboro y High Point. Mientras que el viernes pasado, 76 conductores no fueron a trabajar debido al COVID-19, confirmó José Oliva, subjefe de gabinete del distrito.  

Una situación que se repite estos días en otros condados del estado.

En Wake, por ejemplo, el jueves y viernes pasado hubo 150 conductores ausentes y un centenar de rutas canceladas. Según el administrador escolar Matt Dees, alrededor del 15% de las 636 rutas de autobús del distrito no tienen conductor, lo que afecta a miles de estudiantes antes y después de la escuela, reportó la cadena WRAL.

Las Escuelas de Charlotte-Mecklenburg (CMS) dijeron haber tenido 98 ausencias de conductores de autobuses y 146 rutas afectadas durante la semana pasada.

“Las ausencias de los conductores están siendo impulsadas por los impactos del COVID”, dijo Dees. “Esto agrava el problema preexistente de escasez de conductores de autobuses en todo el país”.

Y es que, durante este ciclo escolar, que comenzó el pasado agosto, la falta de conductores ha sido un problema recurrente. En otoño, en algunos distritos escolares, como Wake y Cumberland, los choferes no fueron a trabajar en protesta por los bajos salarios y las malas condiciones laborales. Los conductores de Winston-Salem también organizaron una huelga, que terminaron cancelando tras reunirse con los oficiales escolares.

Ahora la variante ómicron ha agravado el problema de escasez de choferes. 

“La situación es bien difícil. Uno hace lo que puede”, dijo Oliva desde Greensboro. “Pedimos a toda la gente que tenga paciencia. Hay cosas que están fuera de nuestro control”. 

Para hacer frente a la falta de transporte, los distritos escolares se han visto obligados a tomar medidas. En el caso de las escuelas de Guilford, por ejemplo, se organizaron autobuses lanzadera para algunas de las escuelas que se quedaron sin choferes. También se estableció una colaboración con el servicio de transporte público de Greensboro y High Point para que los estudiantes puedan viajar de forma gratuita, Incluso, la superintendente Sharon Contreras pidió a las familias que, de tener oportunidad, sean ellos quienes directamente lleven a sus hijos a la escuela. 

“Estamos haciendo todo lo posible para mantener nuestras aulas y escuelas abiertas a pesar de circunstancias increíblemente desafiantes”, dijo la superintendente Sharon Contreras.

Escasez de maestros

A la falta de choferes se suma la escasez de maestros y otros empleados de escuela en muchos distritos del estado, debido a los contagios por coronavirus.

En la primera semana de 2022, hubo 1,029 ausencias de maestros en las escuelas públicas de Charlotte-Mecklenburg, 400 de las cuales el distrito pudo llenar con sustitutos, mientras que los administradores del distrito intervinieron para llenar las vacantes de maestros en más de 20 escuelas.

En Guilford, 231 maestros pidieron un sustituto el primer día de retorno a clase. 

Los funcionarios escolares de este condado apuestan por mantener las escuelas abiertas a pesar de los desafíos.

“En las escuelas es más seguro a nivel de contagio, de transmisión. Si la gente está vacunada, tiene el refuerzo, usa la mascarilla y mantiene la distancia ayudará a prevenir que tengamos que cerrar las escuelas”, dijo Oliva a Qué Pasa.

“Los chicos se están retrasando muchísimo como consecuencia de cerrar las escuelas el año pasado. Queremos que (los estudiantes) se recuperen y la manera es estando en las escuelas”, añadió.

La tasa de vacunación entre maestros de las escuelas de Guilford es del 78.4%. Entre los conductores de autobús, los vacunados representan el 65% de este grupo, confirmó Oliva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *