Raleigh.- Tras volver a batir récords en el número de casos diarios de COVID-19 el pasado fin de semana, cuando se superaron los 6.000 nuevos diagnósticos positivos tanto el sábado como el domingo, el gobernador de Carolina del Norte, Roy Cooper, y la secretaria de salud, Mandy Cohen, advirtieron que están valorando imponer nuevas restricciones para evitar que el coronavirus siga propagándose en el estado. 

“Estamos examinando qué medidas pueden ser necesarias para proteger a los habitantes de Carolina del Norte, pero necesitamos que todos usen mascarillas y sigan las medidas de seguridad. Nuestras acciones en este momento son de vida o muerte”, dijo Cooper en su red social Twitter el sábado, 5 de diciembre.

El mismo día, un anuncio similar vino por parte de Cohen a través de un comunicado de prensa: “Estamos analizando qué otras acciones podemos tomar como estado para proteger a los habitantes de Carolina del Norte y salvar vidas”.

Casos siguen al alza

El sábado, Carolina del Norte registró, por primera vez desde el inicio de la pandemia,  6.018 nuevos diagnósticos positivos, mientras que el domingo, 6 de diciembre, la cifra ascendió hasta los 6.438. 

“En menos de una semana pasamos de superar los 5.000 nuevos casos notificados en un día a superar los 6.000. Esto es muy preocupante. Estamos viendo nuestras tasas más altas de pruebas que dan positivo a pesar de que estamos haciendo muchas pruebas. Esto indica que ahora mismo tenemos más propagación viral en nuestro estado”, dijo la secretaria de salud. 

Con más de 5,5 millones de pruebas realizadas hasta la fecha, actualmente el 10,5 por ciento resultan positivas, según datos del Departamento de Salud y Servicios Humanos de Carolina del Norte (NCDHHS). 

Cohen también destacó que Carolina del Norte tiene un número récord de personas hospitalizadas y en cuidados intensivos. Además, 5.543 habitantes del estado habían muerto a causa del virus hasta el domingo.

Hoy 4.372 han dado positivo por coronavirus. Aunque el número de casos descendió con respecto al fin de semana, estos números siguen siendo motivo de preocupación para las autoridades.   

Piden ser responsables

Con los números en contínuo crecimiento y mientras Carolina del Norte se adentra en la época más fría del año, tanto el gobernador como la secretaria de salud volvieron a insistir en la necesidad de usar mascarillas y seguir las medidas de seguridad para frenar la propagación del virus.

“Si no frenamos esta tendencia, morirán más habitantes de Carolina del Norte. Tenemos el poder de frenar la propagación de este virus. Debemos asumir la responsabilidad personal y respetar las pautas y órdenes para detener el COVID-19”, escribió Cooper este lunes en Twitter. 

A día de hoy, Carolina del Norte se mantiene en la Fase 3, la cual ha sido extendida por el gobernador en varias ocasiones mediante órdenes ejecutivas, la última de las cuales obliga a los residentes del estado a usar mascarillas y a mantener el límite de 10 personas en reuniones que se lleven a cabo en espacios cerrados. Esta orden ejecutiva está en vigencia hasta el 11 de diciembre, por lo que no se descartarían nuevas restricciones a partir de dicha fecha.

“Le pido a todos los habitantes de Carolina del Norte que asuman la responsabilidad personal de sus acciones y de frenar la propagación de este virus” insistió Cohen y recordó que siempre se deben seguir las 3Ms, es decir, usar la mascarilla cuando las personas están con otras personas con las que no viven, mantenerse alejados y lavarse las manos con frecuencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *