Gobernador de Carolina del Norte, Roy Cooper. Foto: Cortesía

Raleigh.- El gobernador de Carolina del Norte, Roy Cooper, vetó el viernes dos proyectos de ley, sobre educación y disturbios en las manifestaciones, que varios grupos activistas del estado habían catalogado de controvertidos. 

HB 805

El proyecto HB 805, “Prevenir disturbios y desórdenes civiles”, pretendía imponer duras sanciones penales a los manifestantes acusados ​​de disturbios.

La medida buscaba aumentar significativamente las penas por incitar a disturbios que conduzcan a la muerte, participar en disturbios y participar en disturbios que provoquen lesiones físicas al personal de emergencia.

«Las personas que cometen delitos durante los disturbios y en otras ocasiones deben ser procesadas y nuestras leyes lo establecen, pero esta legislación es innecesaria y tiene como objetivo intimidar y disuadir a las personas de ejercer sus derechos constitucionales de protestar pacíficamente», dijo Cooper en un comunicado.

Los activistas habían calificado este proyecto de “ataque directo” al derecho de las personas a reunirse. 

“De convertirse en Ley, sabemos que las fuerzas del orden la utilizarán como lo han hecho con otras legislaciones para criminalizar a los manifestantes negros en Carolina del Norte”, había dicho Iliana Santillán, directora ejecutiva de El Pueblo. 

HB 324

El viernes, el gobernador también vetó el proyecto HB 324, “Garantizar la dignidad y la no discriminación / Escuelas», habría limitado la forma en que los maestros pueden abordar y enseñar la raza y el sexo.

Al vetarla, Cooper dijo que la medida habría insertado la política en la educación.

“La legislatura debe centrarse en apoyar a los maestros, ayudar a los estudiantes a recuperar el aprendizaje perdido e invertir en nuestras escuelas públicas. En cambio, este proyecto de ley empuja políticas calculadas y cargadas de conspiración a la educación pública».

Promovido por los republicanos, este proyecto buscaba combatir los puntos de vista que se asociaban con la «teoría crítica de la raza», un marco que se centra en la creencia de que el racismo es sistémico en las instituciones de la nación y mantiene el dominio de los blancos en la sociedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *