Raleigh.- El gobernador de Carolina del Norte, Roy Cooper, vetó el lunes un proyecto de ley que proponía eliminar el permiso que las personas deben obtener de los alguaciles antes de obtener un arma de fuego. 

Los legisladores conservadores del estado, y los defensores del derecho a las armas, pretendían facilitar la compra de pistolas al deshacerse de este requisito previo.

En un comunicado, Cooper defendió su veto al señalar que “las leyes de permisos de armas reducen los homicidios y suicidios con armas de fuego y reducen la disponibilidad de armas para actividades delictivas”.

“En un momento de aumento de la violencia armada, no podemos darnos el lujo de derogar un sistema que funciona para salvar vidas. La legislatura debería centrarse en combatir la violencia armada en lugar de facilitar que las armas terminen en las manos equivocadas”, dijo el gobernador.

El fiscal general del estado, Josh Stein, también celebró la decisión tomada por Cooper.

“Esta ley ayuda a mantener las armas fuera del alcance de personas peligrosas, lo cual siempre es una buena idea, pero especialmente cuando la violencia armada está aumentando”, escribió Stein en su cuenta de Twitter.

Carolina del Norte se encuentra entre los 10 estados que tienen sistemas de licencias de permisos que requieren que un comprador potencial obtenga uno antes de comprar armas de fuego, señala el Centro de Leyes de Giffords para Prevenir la Violencia con Armas de Fuego. Un sistema que funciona en el estado desde hace un siglo.

El lunes, Cooper también vetó un proyecto de ley que aborda los derechos de las personas que viven en hoteles y promulgó once nuevas legislaciones.

Proyecto que eleva la edad mínima penal ya es ley

Raleigh.- El gobernador de Carolina del Norte, Roy Cooper, promulgó el lunes la ley que aumenta la edad mínima, de 6 a 8 años, para enjuiciar en los tribunales de menores del estado. La ley aplicará a partir de diciembre de este año.

Bajo la nueva legislación, el tribunal de menores se limitará a procesar los delitos más graves, y generalmente violentos, cometidos por niños de 8 y 9 años. Los niños declarados delincuentes tendrán acceso a servicios intensos e incluso a la libertad condicional. Aquellos acusados de delitos menores podrían recibir asesoramiento sin pasar por el proceso de la corte de menores.

Con esta ley, Carolina del Norte deja de ser el estado con la edad más baja para la adjudicación de menores establecida por la ley. Hasta ahora la edad mínima eran 6 años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *