Raleigh.-  El aumento de casos de contagio, hospitalizaciones y muertes por el COVID-19 ha obligado a las autoridades de Carolina del Norte a implementar nuevas restricciones. Desde el 11 de diciembre hasta el 8 de enero del 2021, la población del estado deberá permanecer en sus casas desde las 10:00 pm hasta las 5:00 am.

Estas y otras medidas fueron anunciadas por el gobernador Roy Cooper quien calificó de “alarmante” el incremento de diagnósticos positivos y hospitalizaciones. El promedio de los nuevos casos de coronavirus, desde el domingo 3 hasta el 8 de diciembre, fue de 5,000 por día.

"A partir del viernes 11 de diciembre, Carolina del Norte entrará en una orden de quedarse en casa modificada", dijo Cooper en conferencia de prensa. "Esto significa exactamente que las personas deben quedarse en sus hogares entre las 10 de la noche y las 5 de la mañana".

Los lugares sujetos a cumplir la nueva orden ejecutiva 181 son: restaurantes, bares, cervecerías, destilerías, bodegas, salones de baile, coliseos,  arenas y lugares de entretenimiento. Así como gimnasios, instalaciones de actividad física, cines, espacios para reuniones, museos, acuarios, salones de cuidado personal, parques de atracciones y transporte de atracciones.

El cierre nocturno, en el caso de restaurantes, excluye el servicio de recogida. Además, los trabajadores pueden estar en el local por más tiempo mientras terminan sus labores.

Las nuevas restricciones también prohíben la venta de bebida alcohólica para ser consumida en el lugar entre las 9:00 pm y las 5:00 am.

En el caso de reuniones en una casa, éstas deben finalizar antes de las 10 de la noche y los invitados deben regresar a sus hogares, según indica la orden ejecutiva.

"Ya contamos con fuertes protocolos de seguridad y limitaciones de capacidad, incluido un mandato de uso de mascarilla en todo el estado. Con esta acción adicional a partir del viernes, esperamos reducir estos números”, señaló Cooper. “Esta orden tiene como objetivo limitar las reuniones y llevar a las personas a casa donde están más seguras". 

Límites de reuniones y otras medidas

La nueva orden no modifica la disposición gubernamental que limita las reuniones de 10 personas en un ambiente cerrado y de 50 al aire libre. 

“Todavía se requiere una cubierta facial en todos los entornos públicos interiores si no hay miembros del hogar presentes, independientemente si la persona puede mantener distancia social”, señala la medida. 

Además, las ubicaciones comerciales minoristas con más de 15,000 pies cuadrados de espacio interior deben seguir teniendo un trabajador en cada entrada abierta al público, para hacer cumplir el uso de mascarilla, así como la cantidad de personas que ingresan al local.

El gobernador fue enfático al señalar que la nueva orden modificada de quedarse en casa 

es un recordatorio de que es necesario asumir una responsabilidad comunitaria en la lucha contra el COVID-19, aún cuando la vacuna contra la enfermedad está por llegar al estado en los próximos días.

“Cuando esta pandemia llegó a Carolina del Norte en marzo, sé que mucha gente no esperaba vivir de esta manera en diciembre. Este año ha sido agotador, frustrante y doloroso. Con las vacaciones aquí, muchos de nosotros lo sentimos más profundamente. Pero lo que está en juego es terrible. Es una cuestión de vida o muerte”, dijo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *