Raleigh.- El gobernador Roy Cooper dijo el martes que existe preocupación sobre amenazas de violencia en Carolina del Norte en el marco de la investidura de Joe Biden como presidente de los Estados Unidos.

A inicios de la semana pasada, un motín generado por seguidores del presidente Donald Trump desató el caos en Washington DC. Un numeroso grupo ingresó a las instalaciones del Capitolio con el fin de impedir que los legisladores ratificaran el resultado del Colegio Electoral que dio a Biden como ganador de la elección presidencial.

La revuelta, calificada por los demócratas como un fallido golpe de estado, dejó cinco muertos y al menos una decena de heridos.

Ante esos hechos sin precedentes en Estados Unidos, Cooper se unió al pedido de otros líderes nacionales para que se inicie un juicio político contra Trump al haber azuzado a sus seguidores.

En previsión que un ambiente parecido pueda antes o el 20 de enero y, para garantizar la seguridad de los funcionarios electos, los legisladores y la del gobernador el Secretario de Seguridad Pública, Erik Hooks señaló que ha coordinado las medidas de seguridad con departamentos de la policía local y del FBI.

“Hablamos de eventualidades que podrían ocurrir. Queremos asegurarnos de tener un alto nivel de vigilancia y abordar cualquier amenaza que se nos presente”.

Cooper también fue enfático al señalar que los hechos ocurridos en Washington DC fue originado por la desinformación que difundió Trump quien dijo que su derrota se debió a un fraude electoral.

“Hace unos días nuestro país sufrió un ataque violento. Fue atacado el Capitolio que es la sede de nuestra democracia que dejó muertes y destrucción, junto con amenazas que hay más que puede ocurrir”, dijo. “Se trató de retórica peligrosa, llena de mentiras y desinformación que se transmitió a diestra y siniestra”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *