Raleigh.- Mientras la vacunación contra el COVID-19 continúa en Carolina del Norte sin mayores complicaciones, el gobernador Roy Cooper indicó que están evaluando las medidas de prevención que se mantendrán durante el verano y el feriado del 4 de julio.

“A medida que se acerca el verano, la gente siente curiosidad por saber cómo cambiarán las cosas. Estamos consultando con expertos en salud, escuchando a las empresas y sus necesidades y siguiendo los datos y la ciencia”, dijo el gobernador. 

Cooper dijo que, posiblemente la semana que viene, darán un pronóstico de qué esperar para el verano y qué se podrá hacer de manera segura el 4 de julio.

El gobernador pidió además a la población no “bajar la guardia” pese a que el estado se encuentra en una buena posición con respecto a la distribución y aplicación de las vacunas de Pfizer, Moderna y Johnson and Johnson en las comunidades.  

“Aunque nuestro estado permanece en una posición estable, no podemos bajar la guardia. Esto es cierto, ya que vemos un número creciente en otras partes del país y en todo el mundo. El virus está ahí fuera y se están propagando más variantes infecciosas. Necesitamos seguir siendo cuidadosos y responsables”, señaló.

Al ser consultado por el acceso a la vacuna de las minorías, el gobernador indicó que el estado ha obtenido el reconocimiento nacional por cerrar la brecha racial y étnica en vacunación.

“Seguimos enfocados en vacunar a las personas de la manera más rápida y equitativa posible y en continuar disminuyendo la propagación de este virus. Cuantas más personas vacunemos, más podremos hacer con seguridad”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *