Solo quedan entre 15 y 20 lobos rojos en estado salvaje y todos se encuentran en el este de Carolina del Norte.

Asheboro.- Flint y Sassy son padres primerizos que hace poco dieron a luz a seis pequeños lobeznos rojos en el zoo de Carolina del Norte. Los nombres de las criaturas fueron escogidos entre más de 6,500 sugerencias propuestas por el público. 

El zoo, ubicado en la localidad de Asheboro, en el condado de Randolph, invitó al público a votar en una encuesta en línea a partir de una lista de nombres proporcionada por los cuidadores de lobos rojos del zoológico. 

La encuesta tuvo más de 6,500 respuestas y los nombres elegidos para los recién nacidos fueron Eno, Harper, Pearl, Warrior, Fisher y Catawba.

Los nombres se basan en ríos en el sureste de los Estados Unidos donde solían distribuirse los lobos rojos en peligro crítico de extinción. 

El segundo grupo de lobos más grande

Los pequeños lobeznos nacieron como parte del programa de cría de lobos rojos del zoológico.

Entre el 28 y el 30 de abril nacieron tres camadas con un total de 12 cachorros. Desde el zoológico dijeron que los nombres de las otras dos camadas se anunciarán pronto. 

Los últimos nacimientos elevan el número actual de lobos rojos del programa de reproducción del zoológico a 35, lo que lo convierte en el segundo grupo de esta especie más grande de los Estados Unidos. 

El grupo de lobos rojos más numeroso del país se encuentra en el acuario Point Defiance en Tacoma, en Washington.

Los lobos rojos son considerados los cánidos más amenazados del mundo.

Solo quedan 20

Solo quedan entre 15 y 20 lobos rojos en estado salvaje y todos se encuentran en el este de Carolina del Norte. 

Una vez común en todo el sureste de los Estados Unidos, los lobos fueron llevados casi a la extinción a fines de la década de 1960, pero el Servicio de Pesca y Vida Silvestre de Estados Unidos inició un esfuerzo de conservación agresivo, el Programa de Recuperación del Lobo Rojo Estadounidense, que condujo a nuevas formas de rastrear y proteger a estas especies de animales. 

Esos esfuerzos llevaron a un número creciente de lobos rojos salvajes en el este de Carolina del Norte, pero los cambios en la forma en que se gestionó el programa de recuperación han provocado que la población salvaje vuelva a caer en picado en los últimos años, explicaron desde el zoológico.

Los lobos rojos son considerados los cánidos más amenazados del mundo.