Winston-Salem.- El verano es el momento de los baños en los ríos, piscinas y playas, una actividad que disfrutan tanto adultos como niños pero que, si no se hace con precaución, puede llegar a costar la vida.

Los ahogamientos son la principal causa de muerte entre los niños menores de 4 años, la segunda entre los niños de 5 a 14 años, según la oficina de bomberos de Carolina del Norte. Solo la semana pasada, tres menores de edad murieron en aguas del estado, la misma semana que tres adultos perdieron la vida ahogados. Por eso, tomar precauciones a la hora de bañarse es importante para mantenerse a salvo y evitar accidentes.

Saber nadar es la primera de las recomendaciones que la Cruz Roja aconseja para personas de todas las edades puedan tener las habilidades para desenvolverse en el agua.

“Todos deben ser capaces de entrar al agua, poder respirar, flotar, cambiar de posición, nadar cierta distancia y salir del agua de forma segura”, indican.

Para los nadadores inexpertos o las personas que no saben nadar, la organización recomienda usar chalecos salvavidas y aconsejan que nadie utilice un dispositivo de flotación inflable o de otro tipo que no esté aprobado por la guardia costera a menos que sepa nadar.

Nadar en zonas supervisadas por los salvavidas, meterse al agua sobrio y no nadar solo son otras de las recomendaciones de la Cruz Roja.

También aconsejan no tirarse de cabeza cuando la zona de nado sea desconocida.

“Controle la profundidad del agua, busque obstrucciones antes de zambullirse, y tírese de palito la primera vez”, señalan desde la organización.

Supervisar a los niños

En entornos de baño, el primer consejo de las agencias y organizaciones es que los padres supervisen en todo momento a los niños cuando estén cerca del agua.

“La realidad es que una vez que un niño comienza a tener dificultades, los padres pueden tener menos de un minuto para reaccionar”, indican desde la oficina de bomberos del estado.

Asimismo, la Cruz Roja señala que los hogares que cuenten con una piscina, deben asegurarla con las barreras adecuadas.

“Muchos niños que se ahogaron en piscinas de casas estaban fuera de la vista por menos de cinco minutos y sin el cuidado de uno o ambos padres en ese momento”, dijeron desde la organización.

También aconsejan enseñar a los niños a pedir permiso para acercarse al algua y recuerdan que no se debe confiar la vida de un niño a otro niño, sino que deben ser los adultos los encargados de vigilarlos “sin distracciones”.

Charla sobre seguridad en el agua

Para saber más sobre cómo evitar accidentes en las zonas de baño, Qué Pasa invita a las familias a una charla virtual con miembros de la Cruz Roja.

La charla será en español y tendrá lugar el jueves, 24 de junio, a las 6:30 pm en la página de Facebook de Qué Pasa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *