Raleigh.- Dos proyectos de ley impulsados por tres senadores republicanos pondrían en riesgo el acceso de las personas LGBTQ de Carolina del Norte a la atención médica.

Se tratan de las propuestas SB514 denominada “Youth Health Protection Act” y la SB515 Health Care Heroes Conscience Protection Act.

Ambas fueron presentadas por los senadores Ralph Hise, Warren Daniel y Norman Sanderson, este último también autor de proyectos antiinmigrantes.

La propuesta SB514 prohibiría que las personas transgénero menores de 21 años, reciban atención médica esencial.

También evitaría que reciban atención de afirmación trans y penalizaría a los profesionales médicos que brindan atención relacionada con la transición.

El proyecto requiere que los empleados estatales, como maestros, administradores o consejeros, “revelen” los estudiantes transgénero a sus padres posiblemente antes que de que estén listos para hacerlo.

Hace una semanas, el Departamento de Instrucción Pública de NC había anunciado que actualizaría sus políticas para respetar mejor la privacidad de los estudiantes trans.

En el documento se afirma además, que el sexo “está codificado genéticamente en una persona en el momento de la concepción, y no se puede cambiar”.

También que “los menores, y a menudo sus padres, no pueden comprender y apreciar plenamente el riesgo y las implicaciones para la vida, incluyendo esterilidad permanente, que resulta del uso de bloqueadores de la pubertad, hormonas de sexo cruzado y procedimientos quirúrgicos «.

De acuerdo con ACLU-NC otro peligro del proyecto es que protege la práctica de la “terapia de conversión” anti-LGBTQ, la práctica desacreditada de intentar cambiar la orientación sexual o la identidad de género de alguien.

Este proyecto es similar al proyecto HB1570 en Arkansas que hace dos semanas se convirtió en ley luego que el congreso de ese estado anuló el veto del gobernador Asa Hutchinson.

Mientras que la SB515, permitiría a cualquier proveedor médico negarse a hacer cualquier procedimiento basándose en su conciencia. incluso proporcionar  información o referencias.

 
Condena

Ambas propuesta legislativas han recibido el rechazo de la comunidad LGTBQ y sus defensores.

“Nuestro estado aprendió una lección demasiado dolorosa con HB2: los proyectos de ley extremos que se dirigen a las personas LGBTQ dañan a las personas, las comunidades y la estructura de nuestro estado”, dijo Jasmine Beach-Ferrara, directora ejecutiva de la Campaña por la Igualdad del Sur.  

“Estamos trabajando para construir comunidades en Carolina del Norte donde cada persona LGBTQ pueda prosperar: eso significa ser tratado con dignidad y respeto, significa vivir libre de discriminación y significa poder acceder a la atención médica que necesita y merece en su ciudad natal.

Por su parte, Kendra R. Johnson, directora ejecutiva de Equality NC, indicó que las propuestas son intentos de controlar “los cuerpos y las decisiones médicas de los padres y sus hijos transgénero” y las calificó “ de invasivas, inapropiadas y absolutamente peligrosas”.

“Las decisiones sobre el bienestar médico de un niño deben tomarse entre ese niño, su médico y sus padres o tutores, no entre los legisladores. No podemos legislar para que la comunidad transgénero desaparezca. Es el trabajo de todos los legisladores es comprender la totalidad de su electorado y mitigar los desafíos en lugar de crear barreras», dijo.

Para Chantal Stevens, directora ejecutiva de la ACLU de Carolina del Norte, se trata de una serie de ataques coordinados al acceso a la atención médica para jóvenes trans, “(…)  cuyo verdadero objetivo es sacar a las personas trans y no binarias de la vida pública”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *