Raleigh.- Más de un millón de personas ya se han inmunizado contra el COVID-19 en Carolina del Norte, ya sea con las dos dosis de las vacunas de Moderna o Pfizer, o con la única dosis de la nueva vacuna de la compañía Johnson & Johnson. Mientras, las cifras de contagios y hospitalizaciones siguen descendiendo en todo el estado.

“Estoy agradecido con los proveedores de vacunas de nuestro estado por trabajar arduamente para sacar las vacunas de los estantes y que acaben en los brazos. Su arduo trabajo está salvando vidas”, dijo el gobernador Roy Cooper durante su conferencia con los medios semanal .

La semana pasada, Carolina del Norte recibió 80,000 dosis de la vacuna de Johnson & Johnson, de las cuales más de 7,700 ya se habían administrado hasta el 9 de marzo. Entre las personas que se inmunizaron con esta vacuna, que solo requiere de una dosis, está la secretaria de salud del estado, Mandy Cohen. 

Cohen se vacunó el viernes en el Departamento de Salud del condado de Wake. 

“Mi brazo estaba dolorido y sentí un poco de dolor esa noche. Pero la reacción fue leve y no duró mucho. Pude recibir la vacuna Johnson and Johnson de una sola inyección, por lo que estaré completamente protegida después de dos semanas completas. Es una gran sensación de alivio. Una (inyección) y listo”, dijo Cohen. 

“Espero que todos los trabajadores esenciales de primera línea reciban sus vacunas”, añadió.

Según explicó la secretaria de salud, no se espera que el estado reciba más vacunas de Johnson & Johnson hasta finales de mes. No obstante, nuevas vacunas de esta compañía podrían llegar a través del programa de FEMA y del programa de vacunación en farmacias. 

Por otro lado, el estado recibirá el miércoles alrededor 225,000 nuevas dosis entre las vacunas de Pfizer y de Moderna. 

Información es privada

Preguntados por los esfuerzos que desde el gobierno y el departamento de salud están llevando a cabo para acercar las vacunas a la comunidad latina, tanto Cooper como Cohen dijeron que se ha hecho “mucho trabajo para intentar llegar a las comunidades” y que “se está progresando”, pero reconocieron que “los números necesitan mejorar”. 

Los hispanos vacunados representan el 3 por ciento del total de las personas inmunizadas en el estado. 

Además de crear alianzas con organizaciones y líderes comunitarios, Cohen dijo que “es muy importante que también haya acceso al idioma. Y ese ha sido un enfoque particular”.

“Queremos que (los hispanos) comprendan que las vacunas son seguras, pero también queremos que sepan que la información que nos brindan durante la vacunación es privada y no la compartimos con ningún funcionario de inmigración”, añadió.

Sin bajar la guardia

Mientras la población de Carolina del Norte se inmuniza contra el COVID-19, los contagios y hospitalizaciones en el estado siguen manteniendo una tendencia a la baja. 

El martes, 9 de marzo, el estado reportó 997 nuevos casos de COVID-19 y 1,147 personas hospitalizadas; unas cifras que, en opinión del gobernador, generan esperanza.  

“Hay más signos de esperanza de que estamos avanzando para dejar atrás esta pandemia. El porcentaje de pruebas que son positivas es consistentemente alrededor del 5% donde queremos que esté y nuestros números de hospitalizaciones permanecen estables”.

Ahora bien, Cooper recordó que este no es el momento de abandonar los esfuerzos de prevención. 

“De hecho, hasta que la vacuna no esté ampliamente disponible, la prevención de la propagación de este virus debe seguir siendo un foco de atención” e instó a los residentes a seguir utilizando las mascarillas.

Foto: Qué Pasa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *