Charlotte.- Carolina del Norte presentó la delegación más grande del país en Washington D.C. durante los Días Nacionales de Cabildeo, que organiza anualmente del Consejo Nacional de La Raza (NCLR), con visitas a las oficinas de los congresistas y senadores en el Capitolio.

De los 300 activistas que viajaron a la capital del país, más de 55 participaron en el evento como parte de las comitivas norcarolinas de El Pueblo de Raleigh, la Coalición Latinoamericana de Charlotte, el Centro Hispano de Durham y la organización estatal de base, Action NC.

“Entre las cuatro organizaciones nos distribuimos las reuniones con los legisladores, y compartimos algunas”, dijo Mike Figueras, de El Pueblo, quien fue uno de los maestros de ceremonias, en el encuentro central del evento, llevado a cabo en la Universidad Gallaudet, de Washington.

Durante la intervención de Alejandro Mayorkas, director del Servicio de Ciudadanía e Inmigración (USCIS), quien fue el orador principal del encuentro, la charlotense Rosalba Tlalolini, le preguntó al número dos del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), a quiénes se debe presionar para que desbloquee la Acción Ejecutiva.

“¿Cuál es el blanco: el juez de Texas, los gobernadores de los estados que demandaron o los congresistas y senadores?”, interpeló la activista.

Mayorkas dijo que las acciones del presidente se apegaron a la ley y se deben respaldar integralmente.

Pilar Rocha-Goldberg, directora ejecutiva del Centro Hispano, participó en la Cumbre de Líderes de las Organizaciones Afiliadas al NCLR, paralela a las acciones de cabildeo.

“Hemos estado aprendiendo como procesar las solicitudes de DACA y DAPA, con ejemplos de organizaciones con mucha experiencia”, dijo Rocha-Goldberg.

La ejecutiva señaló que el Centro tiene planes de contratar un profesional en leyes para que haga los trámites cuando comiencen a llenar las aplicaciones.

Los líderes comunitarios y los soñadores que asistieron al Congreso de Jóvenes criticaron la agenda antiinmigrante y los ataques a las acciones del presidente, que dan presencia legal a los padres indocumentados de hijos ciudadanos y amplía la Acción Diferida para los “dreamers”.

Una intensa nevada imprevista, que afectó a Washington D.C. hizo que los activistas se desplegaran en el Capitolio en condiciones de emergencia.

Sin embargo, la delegación de Carolina del Norte logró reunirse con personal de los despachos de la mayoría de los 13 representantes a la Cámara y los 2 senadores federales del estado.

“Lo importante era hacernos escuchar y lo logramos”, manifestó Héctor Vaca, director de la oficina de Action NC, en Charlotte.