Raleigh.- Cinco trabajadores inmigrantes que laboraban en campos de cultivo de Carolina del Norte ganaron una demanda contra tres contratistas por diversos abusos y violaciones a las leyes laborales estatales y federales.

De acuerdo con el fallo emitido el 26 de marzo por el juez Malcolm J. Howard de la Corte del Distrito Este del estado, con sede en Greenville, los acusados Berta Araujo Jiménez, Hisidoro Armenta y Chevo Armenta deberán pagar en total más de $27,000 de reparación a los demandantes, cinco campesinos y sus tres menores hijos, además de $4,446 por honorarios a los abogados del Centro de Justicia de Carolina del Norte (NCJC) que asumieron la defensa.

El juez encontró culpables a los tres acusados de diversas violaciones a Ley de Trabajo Justo, la  Ley de Salarios y Horas de Trabajo y una ley federal que protege a los trabajadores agrícolas tempoales.

Los contratistas proporcionaron a los demandantes viviendas de mala calidad sin acceso a agua potable ni a baños. Además les deducían dinero de sus salarios por concepto de comidas pero no les permitían utilizar las instalaciones de las viviendas para cocinar.
Asimismo, los trabajadores estuvieron expuestos a plaguicidas y  no recibieron información sobre los términos y condiciones de empleo como tampoco el pago del salario mínimo ni sobretiempo.
Carol Brooke, abogada del Proyecto de Derechos de los Trabajadores del NCJC, dijo que el fallo demuestra a los trabajadores inmigrantes que tienen derechos y que no deben tener miedo de denunciar las violaciones.

“Los trabajadores necesitan saber que tienen derechos y también los rancheros que son responsables cuando cometen infracciones”, dijo Brooke a Qué Pasa. “Siempre está el problema del miedo pero este es un buen ejemplo de que los trabajadores puden luchar y ganar”, agregó.