Charlotte.- Carolina del Norte sacó F en un reporte que calificó las políticas de los estados para proteger a los niños de la presencia de plomo en las fuentes de agua de los planteles escolares.

El estudio “Saquemos el Plomo’ fue presentado el jueves 21 de marzo en la Legislatura Estatal en Raleigh por la organización Environment North Carolina, que lucha por un estado más saludable y más verde.

En el informe se mencionó que 41 de 89 escuelas del Sistema Escolar de Charlotte-Mecklenburg (CMS) han tenido presencia de presencia de plomo en sus bebederos, con una cantidad que excedió negativamente niveles que se consideran seguros y saludables.

En la porción del informe que explica cómo se midieron los puntos de cada estado para evaluar avances y falencias, solo se colocó la frase “No tiene políticas”.

Como resultados clase del reporte se concluyó que la mayoría de los estados no protegen a los niños del plomo en el agua potable de las escuelas.

  • Varios estados no tienen requisitos para que las escuelas y centros preescolares aborden la amenaza del plomo en el agua potable.
  • De los pocos estados con leyes aplicables, la mayoría sigue fallas en las reglas federales: confiar en las pruebas en lugar de la prevención y usar estándares que permitan que los niveles de plomo que amenazan la salud persistan en el agua de nuestros niños en la escuela.

Las recomendaciones del estudio marcan que la ciencia ahora deja en claro que no existe un nivel seguro de exposición al plomo para los menores. Por lo tanto, para garantizar el agua potable segura para los niños, se necesitan políticas que sean lo suficientemente fuertes como para “sacar el plomo” en las escuelas y escuelas preescolares.
 

Los estados y las comunidades deben:

Proactivamente “sacar el plomo” de las escuelas y los centros de cuidado infantil mediante el reemplazo de fuentes, grifos y otras partes que contengan plomo.

  • Instalar y mantener filtros certificados para eliminar el plomo en cada grifo o fuente utilizada para cocinar y beber.
  • Adoptar un estándar de 1 parte por billón (ppb) para el plomo en el agua potable de las escuelas, de acuerdo con las recomendaciones de la Academia Americana de Pediatría.
  • Requerir pruebas en todos los puntos de venta de agua utilizados para beber o cocinar en todas las escuelas anualmente, utilizando protocolos diseñados para capturar la exposición al plomo en el peor de los casos para los niños.
  • Retirar  inmediatamente del servicio cualquier grifo o fuente utilizada para beber o cocinar donde las pruebas indiquen que hay plomo en el agua.
  • Revelar toda la información disponible sobre el plomo en la infraestructura del agua, los resultados de las pruebas y los planes  y progresos de remediación, tanto en el sitio como en línea.
  • Proporcionar fondos para eliminar el plomo en la infraestructura de agua de las escuelas.

También, el reporte indica que el gobierno federal debería:

  • Hacer cumplir y fortalecer las reglas federales para proteger el agua potable contra el plomo, por ejemplo, La Regla del plomo y el cobre.
  • Proporcionar fondos importantes para ayudar a los estados y las comunidades a eliminar el plomo en la infraestructura del agua, incluidas las líneas de servicio de plomo y las tuberías y los accesorios en las escuelas.
  • Organizar la autoridad de todas las agencias federales relevantes para proteger la salud pública de la contaminación del agua potable. Y, por supuesto, proteger completamente todas las fuentes de agua potable contra la contaminación.