Asheboro.- La bandera mexicana se ha convertido estos días en algo más que en el símbolo patrio. La tela tricolor ha sido la protagonista de una polémica entre una familia y una comunidad indignadas y una escuela local de Carolina del Norte.

Todo comenzó el pasado 4 de junio, durante la ceremonia de graduación de la Asheboro High School de la ciudad de Asheboro, en el condado de Randolph. Esa noche, mientras decenas de estudiantes recibían orgullosos su diploma, Ever Martínez López y su familia abandonaron la escuela frutados, indignados y con las manos vacías.

El estudiante de 18 años no obtuvo el esperado diploma por subir al estrado con una bandera mexicana cubriéndole la espalda. La dirección de la escuela decidió no entregar el documento al estudiante por “haber violado el código de vestimenta” que se había establecido para el evento; una decisión que la familia consideró como “un acto de racismo”. 

En menos de 24 horas, la noticia se hizo viral en las redes sociales y los medios de Carolina del Norte y del país entero no tardaron en hacerse eco de lo sucedido.

Además, durante los días posteriores a la ceremonia, las redes sociales echaron humo con opiniones en apoyo y en desacuerdo sobre Martínez y la escuela. La indignación llegó a tal punto que hasta diez amenazas se enviaron, de forma anónima, al distrito escolar y a la directora de la escuela preparatoria, según informó la policía de la ciudad.

El lunes, Martínez y su familia recibieron el aclamado diploma en un encuentro a puerta cerrada con la dirección de la escuela.

“Estoy muy agradecido de haber recibido lo que me merecía y, como dijo mi mamá, no es mío, es de toda la comunidad que estaba conmigo, que me respaldó”, dijo Martínez segundos después de recibir el documento.

“Realmente significa mucho, pero esto no termina aquí. Necesitamos seguir luchando”, añadió el joven quien confesó no arrepentirse de lo ocurrido. “No debería arrepentirme de nada”

La madre mexicana dijo sentirse orgullosa de que su hijo no se avergüence de sus raíces. También se mostró agradecida con la directora de la escuela, la Dra. Penny Crooks, quien había tomado la decisión de negar el diploma al estudiante, “porque ella está dispuesta a sentarse con los padres y los alumnos para tratar de cambiar un poco lo que pasó el jueves”, dijo López.

La familia pide un cambio en el código de vestimenta de las ceremonias para que los estudiantes puedan expresar de dónde son.

“Vamos a seguir adelante para que esto no vuelva a pasar”, dijo López.

Sin diploma

Un día después de la ceremonia, Margarita López explicó a Qué Pasa que, al subir al estrado para recibir su diploma, la directora pidió a su hijo que se quitara la bandera. Como no lo hizo, la dirigente le dijo que no le entregaba el diploma.

“En ese momento, en el auditorio, todo el mundo le gritó no te la quites, no te la quites. Él no se la quitó y lo aplaudieron”, explicó la madre a este medio. “Lo felicitaron por no avergonzarse de dónde vienen sus raíces”.

Este episodio fue grabado por varios teléfonos celulares y los vídeos no tardaron en hacerse virales en las redes sociales.

Y la noche no acabó ahí. Tras la ceremonia, la familia se reunió con la Dra. Crooks para pedir una explicación de lo ocurrido; una visita que terminó con el estudiante y su familia escoltados hacia la puerta del recinto por los oficiales de seguridad de la escuela.

La escuela responde

El viernes, la escuela emitió un comunicado en el que explicó las razones por las cuales se negó el diploma al estudiante.

“El uso de una bandera de cualquier tipo es una violación del código de vestimenta. En los últimos dos años, hemos permitido que los estudiantes decoren sus birretes como un guiño a su individualidad y creatividad, dejamos muy claro con los estudiantes que esta era la ÚNICA desviación aceptable de la vestimenta estándar de toga y birrete”, indica el comunicado.

A la luz de lo ocurrido, la dirección escolar dijo que “reevaluarán la decisión para futuras clases de último año”.

Opiniones encontradas

Desde que la noticia salió a la luz, han sido muchos los comentarios publicados en las redes sociales sobre lo ocurrido por parte de la comunidad hispana.

Decenas de personas están en desacuerdo con la postura de la familia porque consideran que no cumplir las normas de la escuela fue una falta de respeto.

“Si permiten esta vez lo que este joven hizo entonces habrá más chance que todos los estudiantes quieran hacer lo mismo con la bandera familiar y vestirse como quieran. El respeto es respeto y el muchacho no respetó las reglas de la escuela”, escribió Pati Montelongo en la página de Facebook de Qué Pasa.

“He vivido muchos años aquí y cosas cómo estas hacen que cambien la ley. En mi opinión, debemos respetar para que nos respeten y para que después no nos quejemos de discriminaciones”, dijo Margarita Peña Corona.

Otros creen que las represalias tomadas por parte de la dirección de la escuela no fueron acertadas.

“La directora actuó de manera intolerante y poco inteligente al tratar de ser protagonista en un evento donde ella solo es el aval de la finalización del esfuerzo de SUS ESTUDIANTES¡¡¡ (…). Debe entender que US es un país de INMIGRANTES y la diversidad cultural es amplia…”, opinó Carlos Alberto Grimaldo.

Organizaciones como AMEXCAN o Siembra NC también condenaron lo sucedido y pidieron una explicación clara de las acciones tomadas por la dirección de la escuela.

Ever Martínez López no recibió su diploma durante la graduación por incumplir con el código de vestimenta de la escuela.

Amenazan al distrito escolar

La policía de Asheboro está investigando varias amenazas que se enviaron de forma anónima al distrito escolar de Asheboro y a la directora de la escuela preparatoria de la ciudad un día después de que negaran el diploma a un estudiante por llevar una bandera mexicana a la ceremonia de graduación.

Las autoridades indicaron que el distrito escolar recibió varios correos electrónicos con amenazas. Otros correos anónimos se enviaron directamente a Penny Crooks, la directora de la escuela.

Entre la decena de amenazas, una titulaba: “Voy a disparar contra esta escuela si no le das su diploma a ese joven”.

Según la policía, otras amenazas también se publicaron en las redes sociales de la escuela. Como consecuencia, el distrito desactivó las cuentas de Facebook, Twitter e Instagram.

La familia de Martínez dijo durante una rueda de prensa que no apoyan las amenazas o el acoso contra el sistema escolar y que desean que las cosas sigan por la vía pacífica.

Este fin de semana, un oficial de policía estuvo vigilando la escuela y otro el vecindario de la directora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *