Raleigh.- La Cámara de Representantes de Carolina del Norte aprobó un proyecto de ley que impondrá duras sanciones penales a los manifestantes acusados ​​de disturbios.
El proyecto HB 805 “Prevenir disturbios y desórdenes civiles” encontró el respaldo de los representantes y fue enviado al Senado.

La medida aumentaría significativamente las penas por incitar a disturbios que conduzcan a la muerte, participar en disturbios y participar en disturbios que provoquen lesiones físicas a un socorrista.

Las personas cuya persona o propiedad resulten dañadas en un motín podrían recuperar el triple de daños, costos judiciales y honorarios de abogados.

“Los disturbios y saqueos devastaron muchos centros de Carolina del Norte el año pasado en un momento en que muchas pequeñas empresas ya estaban pasando apuros”, dijo el presidente de la Cámara de Representantes, Tim Moore. “Esta legislación buscará disuadir futuros disturbios y aumentar las penas para quienes se involucren en esta anarquía antisocial”.

En esa misma línea, el congresista republicano Charlie Miller dijo haber visto “de primera mano”, los daños causados por los disturbios.

En contra
Por su parte, la Unión Americana de Derechos Civiles (ACLU) de Carolina del Norte se mostró en contra de dicha propuesta legislativa al afirmar que sofocaría la libertad de expresión y desalentaría las protestas.

“Si se promulga, la HB 805 disuadiría a muchas personas de participar en actos de protesta pacíficos y protegidos por la constitución”, dijo Daniel Bowes, director de política y defensa de la ACLU de Carolina del Norte.

Bowes sostiene que los manifestantes “que piden justicia racial y personas que participan en actos de desobediencia civil no violenta, correrían el riesgo de ser detenidos por un período prolongado de tiempo y castigados con años de prisión” por daños a la propiedad que no han causado.

Para ACLU, las personas de color son las que tienen muchas más probabilidades de sufrir daños injustos e innecesarios cuando las fuerzas del orden tienen amplia discreción para arrestar, acusar y castigar severamente a las personas.

Adicionalmente señaló que una mejor manera de abordar las oleadas de protestas vistas en los últimos meses sería que los legisladores escuchen las llamadas de los habitantes de Carolina del Norte que piden reformas para abordar el daño del racismo sistémico.

“La creación de penas más severas para las ya vagas y problemáticas leyes antidisturbios de nuestro estado no hace nada para abordar los problemas subyacentes que motivan a las personas a protestar o participar en la desobediencia civil”, sostuvo Bowes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *