Charlotte.- Un ataque cibernético obligó a Colonial Pipeline a cerrar su gasoducto que abastece a la costa este de los Estados Unidos. Como consecuencia el precio de la gasolina en las Carolinas, está experimentando un aumento.

Colonial Pipeline se encarga del suministro de gasolina, diesel, combustible de aviación y combustible para calefacción desde refinerías en Texas hasta consumidores en las regiones del sudeste y Atlántico Medio del país. 

Los principales consumidores incluyen los aeropuertos de Nashville, Atlanta, Raleigh-Durham y Charlotte en Carolina del Norte.

Tras el ataque de los piratas informáticos, Colonial Pipeline pudo reiniciar algunos ductos laterales más pequeños el domingo. Gracias a eso pudo mover combustible entre algunas terminales y puntos de entrega, pero sus cuatro líneas de transporte principales aún están cerradas.

«Estamos en el proceso de restaurar el servicio a otros laterales y pondremos nuestro sistema completo nuevamente en línea solo cuando creamos que es seguro hacerlo y en total cumplimiento con la aprobación de todas las regulaciones federale», dijo la compañía en un comunicado.

Aumento de precios

La aplicación GasBuddy indica que hay un ligero incremento de gasolina en varias zonas de Carolina del Norte. El promedio es de 2.73 dólares por galón. Esto supone un 3% de alza.

En Carolina del Sur el promedio por galón es de 2.66 dólares.

Estado de emergencia

Como una medida para evitar el desabastecimiento, el gobierno de Joe Biden declaró el domingo el estado de emergencia en 17 estados y DC. La declaración eliminará los límites al transporte de combustible por otros medios.

“Esta Declaración aborda las condiciones de emergencia que crean la necesidad de transporte inmediato de gasolina, diesel, combustible para aviones y otros productos refinados del petróleo y brinda el alivio necesario”, dijo el Departamento de Transporte.

Los estados y locales afectados incluyen Alabama, Arkansas, Distrito de Columbia, Delaware, Florida, Georgia, Kentucky, Louisiana, Maryland, Mississippi, Nueva Jersey, Nueva York, Carolina del Norte, Pensilvania, Carolina del Sur, Tennessee, Texas y Virginia.

Si el ciberataque causa escasez y picos de precios depende de si los piratas informáticos penetraron en los sistemas operativos de las tuberías.

Colonial Pipeline, con sede en Alpharetta, Georgia, y el gobierno de los EE. UU. han culpado al ransomware por la interrupción masiva que ayuda a los piratas a mantener como rehenes los datos y las redes informáticas a cambio de pagos en moneda digital.