Raleigh.- Miles de personas de Carolina del Norte que tienen deudas de renta atrasadas o no pueden pagar, debido al impacto del COVID-19 no podrán ser desalojadas gracias a una nueva moratoria firmada por el gobernador Roy Cooper.

“Aproximadamente entre 300.000 y 400.000 hogares en todo Carolina del Norte no pueden pagar el alquiler actualmente”, dijo el gobernador en conferencia de prensa. “Sin la acción de hoy, se podrían presentar casi un cuarto de millón de solicitudes de desalojo para enero de 2021. Muchas familias están tratando de hacer lo correcto, pero este virus lo ha dificultado”.

Cooper explicó que la orden ejecutiva 171 se basa en la moratoria federal de desalojos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) y se aplica a todos los residentes de Carolina del Norte elegibles, no solo a aquellos que viven en viviendas subsidiadas por el gobierno federal.

“El resultado durante esta pandemia global será que más habitantes de Carolina del Norte se queden en sus hogares, más propietarios cobrarán el alquiler y menos empresas de servicios públicos cortaran el suministro eléctrico”.

La Orden Ejecutiva, que entrará en vigencia a las 5:00 pm del 30 de octubre hasta el 31 de diciembre, requiere que los propietarios informen a los inquilinos residenciales sobre sus derechos bajo la Orden de los CDC. Para las acciones de desalojo que comienzan después de dicha orden, los propietarios deben dar a los residentes la opción de completar un formulario de declaración antes de iniciar cualquier acción de desalojo.

También establece procedimientos para garantizar la protección de los inquilinos residenciales una vez que presenten el formulario de declaración requerido al tribunal o al propietario.

Aclara la moratoria de los CDC para que se aplique claramente a todos los habitantes de Carolina del Norte que cumplen con los criterios de elegibilidad de los CDC, independientemente de que vivan en propiedades subsidiadas por el gobierno federal.

La Orden asegura que los beneficiarios del programa de Oportunidades de Vivienda y Prevención de Desalojos de Carolina del Norte (HOPE) aún puedan calificar y que estas protecciones para inquilinos se aplicarán a los habitantes de Carolina del Norte independientemente del estado de la Orden de los CDC en otros tribunales.

Cabe mencionar que uno de los requisitos para aplicar al programa HOPE es contar con un número de seguro social o una identificación emitida por el gobierno de Carolina del Norte. Bajo esa estipulación quienes tengan DACA o TPS podrían calificar.

“Si los arrendatarios no cumplen con esta orden. Si emiten una orden de desalojo estarían infringiendo la ley”, señaló Cooper.

Según un informe del Consejo Nacional de Agencias de Vivienda del Estado, aproximadamente entre 300.000 y 410.000 hogares en Carolina del Norte actualmente no pueden pagar el alquiler, y se estima que se presentarán 240.000 solicitudes de desalojo para enero de 2021.

El mes pasado, los CDC pusieron en vigencia una moratoria temporal de desalojo residencial en todo el país desde el 4 de septiembre hasta el 31 de diciembre de 2020.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.