Raleigh.- Una vez que el Departamento de seguridad Nacional anunció la renovación del Estatus de Protección Temporal (TPS, por su sigla en inglés), para unos 67,000 hondureños y 3,000 nicaragüenses, el catracho Ervin Pérez decidió no esperar para comenzar el trámite que le permitirá prolongar por 18 meses más su estadía legal en el país.

“Este año el anuncio de la renovación nos tomó por sorpresa porque lo hicieron un mes antes de lo que se esperaba. Pero como ya había ahorrado el dinero para la renovación, decidí no esperar”, dijo Pérez. “Es un gasto grande que cada 18 meses tengo que hacer, pero de eso depende poder trabajar y sacar adelante a mi familia que está en Honduras”.

Así como a Pérez, todos los centroamericanos que se benefician con el TPS el anuncio anticipado los tomó por sorpresa ya que generalmente se hace 60 días antes de que se venza su vigencia, que en esta oportunidad será el próximo 5 de julio.

De acuerdo con Enrique Coello, de Solución Latina en Clinton, los hondureños deben apresurarse a realizar su renovación, ya que en años anteriores, cuando ésta se ha hecho de manera anticipada, las personas se han confiado de que tienen plazo hasta el día que se les vence el TPS y no la fecha que estipula USCIS.

“El período para la renovación del TPS comenzó el 3 de abril y se extenderá hasta el 3 de junio. Después de esa fecha no podrán enviar sus trámites para renovar su TPS, por lo cual invitamos a todos los hondureños para que se apresuren con su renovación”, dijo Coello, quien ayuda a miles de hondureños a realizar sus trámites de renovación.

Asimismo, Coello hizo un llamado para que los hondureños no dejen de realizar la renovación, pues ha conocido casos de algunos centroamericanos que no piensan realizar el trámite debido a que esperan acogerse a una eventual reforma migratoria.

“Todos esperamos que este año sea aprobada la reforma migratoria, pero el TPS se vence el 5 de julio y de ahí a que comiencen a tramitar y aprobar los casos podrían pasar varios meses en los cuales quedarían desprotegidos”, dijo Coello.

En el mismo sentido, Francisco Portillo, presidente de la organización hondureña Francisco Morazán, dijo que una de las más grandes del país, hay gran preocupación entre las diferentes organizaciones porque un gran número de hondureños han dicho que prefieren esperar por una reforma migratoria.

Este es el caso de José Rojas, quien debido a la difícil situación por la que atraviesa prefiere guardar el dinero de la renovación del TPS para ahorrarlo en caso de que salga la reforma.
“Nosotros estamos a la espera de que salga la reforma migratoria, porque de todas maneras conseguir trabajo está muy difícil y no tenemos para hacer doble gasto”, dijo Rojas.

El proceso
Para realizar la renovación, el USCIS solicita dos formas: La I-821 que es la Solicitud de Estatus de Protección Temporal, y la forma I-765 que es una Solicitud de Autorización de Empleo (EAD).

Los solicitantes pueden descargar gratis los formularios de TPS del sitio www.uscis.gov en la sección ‘formularios’ (forms). También pueden pedirlos llamando al número gratuito de USCIS: (800) 870-3676.

Si usted hace el trámite con un abogado ó un agente autorizado, sólo requiere llevar su permiso de trabajo actual y la última notificación de la aceptación de su TPS, y pagar las tarifas.
Costos
Las personas que solicitan renovación de su TPS no necesitan pagar la tarifa del formulario I-821, pero sí deben pagar el costo de los servicios biométricos o de toma de huellas, que es de 85 dólares, si es que tienen 14 años o más. 

Los solicitantes de una nueva EAD deben pagar junto con el formulario I-765 la tarifa de 380 dólares. 

Sin embargo, si la persona no tiene dinero, puede solicitar un perdón de este pago, mediante el formulario I-912 de USCIS, que beneficia a desempleados, personas que  reciben ayuda de gobierno como estampillas de comida,  menores de edad o familias numerosas.