Raleigh.- Decenas de manifestantes, en su mayoría hispanos, se apostaron la semana pasada frente a la mansión del gobernador Pat McCrory para pedirle que se retire de la demanda planteada por autoridades de 24 estados en contra de la Acción Ejecutiva de inmigración anunciada por el presidente Barack Obama, la cual daría alivio migratorio a casi cinco millones de inmigrantes en el país.

“Vinimos para decirle al gobernador que debe retirarse de esta demanda porque al ser parte de ella está diciendo que no le importa la economía ni la gente de Carolina del Norte, porque la Acción Ejecutiva del presidente Obama traerá sólo beneficios para nuestro estado”, dijo Héctor Vaca, director de la organización Action NC, la cual llevó a unas 20 personas desde Charlotte para la manifestación.

Entre ellas estaba Silvia Sánchez, una madre de familia residente en Charlotte que viajó hasta la capital estatal con dos de sus hijos, entre ellos una joven discapacitada en silla de ruedas.

“No queremos que en Carolina del Norte se prohíba la Acción Ejecutiva del presidente Obama porque si lo hacen van a quitarle muchos beneficios al estado. Son 196 millones que el estado dejaría de recibir y además los republicanos pueden perder un 36 por ciento de votación hispana”, dijo.

Sánchez, al igual que otros manifestantes, se mostró decepcionada por el cambio de postura del gobernador McCrory respecto a los inmigrantes ya que cuando fue alcalde de Charlotte, entre 1995 y 2009, se mostraba más tolerante y abierto con ellos.

“En ese entonces nos daba la bienvenida, nos apoyaba y de repente se nos volteó, se transformó en otra persona”, dijo Sánchez, quien reside hace 18 años en Charlotte. “Siento que nos traicionó porque cuando necesitó que levantáramos Charlotte, todos los hispanos éramos bienvenidos, pero bastó que se hiciera gobernador para que nos diera la espalda y nos cerrara las puertas”.

Vaca, por su parte, comparó a McCrory con el personaje de la novela del escritor inglés Robert Louis Stevenson, “El extraño caso del doctor Jekyll y el señor Hyde”, por su doble personalidad.

“Cuando McCrory era alcalde de Charlotte, apreciaba a los inmigrantes, o al menos eso aparentaba, incluso patrocinó un estudio para conocer el impacto y los beneficios de tener a los inmigrantes ahí. Ahora que es gobernador, cambió de personalidad, casi como el Dr. Jeckyl y Mr, Hyde, se convirtió en un monstruo”, dijo Vaca.

Entre los manifestantes estuvieron también varios jóvenes de Raleigh como Jazmin Mendoza, mexicana de 20 años y alumna de Meredith College, que acudió para defender la Acción Ejecutiva tomada por el presidente Obama que beneficiaría a 4.1 millones de padres indocumentados que tienen hijos residentes o ciudadanos estadounidenses.

“Aunque lamentablemente la acción ejecutiva del presidente Obama no va a beneficiar a mis padres, estoy aquí como hispana para representar e invitar a otros jóvenes a que se unan porque esta demanda del gobernador va a afectar a sus padres y ellos tienen que ser su voz”, dijo.

Recogen firmas en favor de una petición
Iliana Santillán, organizadora comunitaria de El Pueblo Inc, una de las organizaciones que convocó a la manifestación, dijo que esta era una de las primeras acciones para presionar a McCrory a que se retire de la demanda contra la Acción Ejecutiva, pero que no sería la última.

Además, indicó que con el apoyo de otras organizaciones están recopilando firmas en favor de una petición que será enviada al gobernador.

“Tenemos una petición, ya hemos reunido unas 250 firmas en papel y está disponible también online, para hacércelas llegar al gobernador. Esto aún no ha terminado, es el comienzo de este trabajo”, dijo Santillán.