Credit: Archivo

Graham. –  La Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) pidió a la administración del presidente Joe Biden poner fin a la reclusión de indocumentados en la cárcel del condado de Alamance.

La agencia federal anunció el mes pasado que dejará de alojar inmigrantes a largo plazo y solo usará el centro de detención para periodos menores de 72 horas.

Un peligro

“Cada día que estas instalaciones permanecen abiertas ponen en peligro la vida de las personas detenidas allí. Por eso pedimos al gobierno de Biden que deje de detener a los inmigrantes bajo su custodia en el Centro de Detención del Condado de Alamance y ponga fin al programa federal voluntario 287g, que permite a las agencias policiales  locales colaborar con el ICE”, dijo Stefanía Arteaga, estratega regional de derechos de los inmigrantes de ACLU de Carolina del Norte.

“Durante años, los defensores de los inmigrantes y los miembros de la comunidad han dado la voz de alarma sobre las condiciones horribles, los informes de abusos y la grave negligencia médica en la cárcel del condado de Alamance, que reflejan la agenda antiinmigrante más amplia del sheriff, Terry Johnson”, anotó Arteaga.

Perspectiva nacional

Por su parte, la subdirectora política nacional de ACLU, Maribel Hernández Rivera, emitió observaciones a las medidas tomadas con las prisiones en Alabama, Florida, Louisiana y la de Carolina del Norte.

“El anuncio del ICE de que cerrará el Centro de Detención del Condado de Etowah (Alabama) es una buena noticia. El centro tiene un largo historial de abuso y negligencia, incluyendo casos documentados de asalto, atención médica inadecuada, y el fracaso para proteger a las personas de la amenaza mortal de Covid-19”, dijo Hernández Rivera.

“Sin embargo, no basta con reducir las operaciones en Glades (Moore Haven, Florida), Winn (Winnfield, Louisiana) y Alamance, los otros tres centros sobre los que el ICE ha expresado su preocupación. Estos centros de detención también tienen un historial inaceptable, que incluye condiciones insalubres, negligencia médica y represalias contra las personas detenidas por plantear preocupaciones sobre las condiciones”, expresó la funcionaria de ACLU.

Según Hernández Rivera, “en última instancia, el gobierno de Biden debe hacer mucho más que cerrar y reducir unas pocas instalaciones seleccionadas, especialmente mientras sigue ampliando enormemente las detenciones en otros lugares. Si el gobierno de Biden quiere realmente abordar la crueldad y el sufrimiento generalizados en los centros del ICE, debe poner fin a su dependencia de la detención de inmigrantes e invertir en alternativas a la detención basadas en la comunidad”.

Demanda

Archivo

En noviembre de 2019, grupos de derechos civiles, encabezados por la ACLU de Carolina del Norte, presentaron una demanda colectiva federal contra funcionarios judiciales del condado de Alamance “por violar los derechos constitucionales de personas que se presumen inocentes pero que eran confinadas en la cárcel porque no podían pagar la fianza tras su detención”.

En mayo de 2020, se anunció que partir del 1 de julio, las personas en el condado de Alamance ya no serán encarceladas porque son demasiado pobres para pagar la fianza, de acuerdo con la decisión de una corte.

Pedido de 39 cierres

En abril de 2021, la ACLU nacional pidió al gobierno de Biden que cerrara 39 centros de detención del ICE en todo el país, todos según la organización “notables por sus historiales de trato atroz y violaciones de los derechos civiles”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.