El gobierno está proponiendo gastar casi $4 billones de dólares en una década para acelerar la aceptación de los coches sin conductor en las carreteras de Estados Unidos y reducir  las muertes en el tráfico.

La propuesta, que requeriría la aprobación del Congreso, apunta a tener los reguladores federales trabajando con los fabricantes de automóviles para establecerlas regulaciones para los vehículos que se pueden mover sin conductor al volante.

También planean  establecer programas piloto para pruebas en  “vehículos conectados” que hablan el uno al otro para evitar accidentes.

Los reguladores estadounidenses dicen que quieren animar a las tecnologías que pueden mejorar la seguridad de los vehículos y reducir las más de 32,000 muertes  anuales en la carretera.

Coches sin conductor también tienen la esperanza de reducir la contaminación y hacer el transporte más eficiente, dicen los funcionarios del gobierno y de la industria.

Empresas como  Google, Tesla Motors Inc. y GM están forzando la mano de los reguladores, ya que se apresuran a hacer  los vehículos autónomos una realidad.

GM a principios de este mes ha hecho una inversión de $500 millones en el servicio de coches Lyft  con la mirada puesta en el futuro cuando los clientes puedan  ordenar un  coche sin conductor  desde un celular inteligente.

Mientras que los coches sin conductor van estar presentes en  las carreteras estadounidenses en mayor número, su uso generalizado aún podría demorar  muchos años, dicen ejecutivos de la industria.

El mercado americano  en 2015 compró un récord total  17.5 millones de vehículos, motivados por  la gasolina  barata y bajas tasas de interés. Actualmente hay alrededor de 250 millones de vehículos en las carreteras de Estados Unidos con una media de edad superior a 11 años.

Como parte del esfuerzo para desarrollar  vehículos autónomos, los reguladores estadounidenses planean  emitir recomendaciones a las autoridades estatales en las directrices más importantes para los coches de auto-conducción en un plazo de seis meses.

Google ha argumentado que los vehículos autónomos no deben exigir regulaciones adicionales y sólo necesitan la certificación del gobierno, ya que siguen las leyes de tráfico mejor que los humanos.