Raleigh.- La versión final del proyecto de reforma migratoria que aprobó la semana pasada el Senado federal no dejó satisfechos a la mayoría de los líderes locales de la comunidad inmigrante quienes aunque celebraron que el texto haya pasado su primera prueba en el Capitolio, expresaron sus preocupaciones por algunas enmiendas aprobadas.

“Estamos un poco confundidos porque sabemos que la reforma es lo que toda la comunidad necesita pero hay aspectos con lo que no estamos de acuerdo. Esta no era la reforma que nos esperábamos”, opinó Moisés Serrano, líder del grupo El Cambio.

Entre los aspectos negativos, Serrano mencionó la enmienda que incrementa la vigilancia fronteriza con una inversión billonaria, que los ciudadanos ya no puedan pedir a sus hermanos y que durante los 10 a 13 años de espera para alcanzar la ciudadanía los inmigrantes no puedan pasar más de dos meses desempleados.

“Sabemos que (la reforma) tiene partes básicas buenas como el camino a la ciudadanía pero tenemos que ponernos a pensar a qué costo la tendremos”, comentó. Serrano quien sin embargo adelantó que su grupo apoyará cualquier ley que beneficie a los inmigrantes.

José Rico, uno de los líderes del grupo de “dreamers” NC Dream Team mostró su respaldo a la propuesta de ley S.744 pero cuestionó ciertas enmiendas. “Apoyamos esta medida, pensamos que es algo bueno para nuestra comunidad aunque nos damos cuenta de que tiene muchas enmiedas que hacen más énfasis en la encarcelación de los indocumentados y en hacer cumplir las leyes de inmigración, como reforzar la seguridad en la frontera”,  dijo Rico quien cree que esta vez el proyecto de reforma migratoria está más cerca que nunca antes.

“El siguiente paso sería cabildear y hablar con los 13 representantes de Carolina del Norte para que se sumen al liderazgo nacional”, dijo Rico quien afirmó que a diferencia de otros años ahora hay un compromiso de los legisladores por aprobar una reforma.

Angeline Echevarría, directora de la organización El Pueblo Inc. destacó el apoyo bipartidario que tuvo el proyecto en el Senado pero cuestionó la enmienda que refuerza la seguridad fronteriza. “Esamos muy contentos de que esta propuesta que tiene un camino  a la ciudadanía haya pasado con apoyo de los dos partidos pero tenemos precupaciones por la enmienda que aumenta tanto la seguridad en la frontera”, dijo Echevarría. “Eso es algo  exagerado que podría perjudicar a la comunidad en el futuro”.

Echevarría instó a la comunidad a seguir presionando a los legisladores que representan al estado para que respalden el camino a la ciudadanía para los inmigrantes indocumentados.

Así también lo destacó Juvencio Rocha, director de la Asociación de Mexicanos en el Exterior (AMEXCAN) a través de un comunicado como parte de la Alianza Nacional de Comunidades Latinoamericanas y del Caribe (NALACC). “Como líderes comprometidos con la justicia, la igualdad y el respeto de los derechos humanos básicos, sabemos que habrá un montón de trabajo por delante”, dijo Rocha quien señaló que la comunidad inmigrante enfrentará el doble reto de hacer mejorar la reforma y corregir los errores que aún persisten.

Negocios respaldan ley del Senado

Mientras, la Cámara de Comercio Hispana de Carolina del Norte celebró la decisión del Senado y dio su respaldo al proyecto de reforma migratoria que incluye un camino a la ciudadanía para los 11 millones de inmigrantes que viven en el país sin autorización legal.

“Esto representa un impulso al crecimiento de la economía de Estados Unidos y aliviará las necesidades de nuestros miembros y dueños de negocios”, declaró la NCHCC.

“La aprobación de este proyecto de ley es un paso más para arreglar un sistema de inmigración roto, maximizar la competitividad económica de nuestra nación y una necesidad para un futuro prometedor para la economía de Estados Unidos”, añadió la cámara.