Washington – El proyecto de ley de reforma migratoria integral comenzó a debatirse hoy en  el pleno del Senado de Estados Unidos.

Durante este primera sesión senadores del llamado “Grupo de los ocho” hicieron una exposición sobre la razones por las cuales Estados Unidos necesita una cambio integral en su sistema de inmigración.

Pero durante este proceso también se escucharon voces opuesta a esta propuesta que sacaría de las sombras a 11 millones de indocumentados. El senador republicano Jeff Sessions dijo que de aprobarse la ley migratoria en el senado tal como esta la propuesta, permitiría la llegada legal de 30 millones de inmigrantes en los próximos diez años.

“Los promotores de la reforma migratoria prometieron que el proyecto no aumentaría la inmigración legal pero así como esta otorgaría personalidad jurídica a por lo menos 30 millones”, advirtió el senador por Alabama.

En una colaboración aparecida en Los Angeles Times, Sessions, quien es el miembro de mayor rango del Comité de Presupuesto del Senado, advirtió que esta cifra se sumaria al aumento propuesto en las llegada legales.

Asimismo están pendientes cuatro millones 500 mil solicitudes de la residencia legal (tarjeta verde), abundo en su abierta oposición a la reforma que actualmente se discute en la cámara alta.

El número crecería más alto si se tiene en cuenta la eliminación de los límites anuales sobre la migración de los miembros de una familia inmediata, añadió.

Mientras el presidente estadounidense Barack Obama formulará este martes declaraciones en apoyo a la reforma migratoria junto con una diversa coalición de líderes empresariales, sindicales, religiosos y de las fuerzas del orden.