Charlotte.- La presentación del proyecto de inmigración en el Senado federal, que contempla la legalización de los indocumentados y medidas de seguridad fronteriza, fue recibido con esperanza por los integrantes de la comunidad hispana de Carolina del Norte y por las organizaciones proinmigrantes.

“Lo importante es que los legisladores han reconocido que la realidad de los Estado Unidos, que incluye a muchas comunidades inmigrantes latinoamericanas, ha rebasado las leyes establecidas desde hace mucho tiempo”, apuntó el académico Mario Bahena, profesor de la Universidad Johnson C. Smith de Charlotte.

La Coalición Latinoamericana elogió las disposiciones de legalización, camino a la ciudadanía, el ajuste para los trabajadores del campo y los soñadores, pero cuestionó la fecha que establecieron los senadores como límite de presencia en el país para que los indocumentados se acojan a la regularización, que es el 31 de diciembre de 2011. Igualmente, manifestó preocupación por la extensión de tiempo en que a los legalizados les tomará naturalizarse, que es de 13 años, y los costos del proceso.

El Centro de Justicia de Carolina del Norte (NCJC) expresó que revisará detalladamente el proyecto de ley, que tiene 844 páginas. Por su parte, la Asociación de Mexicanos en Carolina del Norte (AMEXCAN), abogó por una suspensión de las deportaciones, mientras se discute el proyecto, apoyando una campaña de la Alianza Nacional de Comunidades Latino Americanas y Caribeñas (NALACC).

Latinos charlotenses reaccionan al proyecto del grupo de los ocho

¿Qué les parece la presentación de la propuesta?

“Positivo que el proyecto del Senado, según entiendo, ajusta el estatus de los amparados por el estatus del TPS”. Cecilia Medina-Profesional

“Aunque no es perfecta, la propuesta del grupo de los 8 es un buen punto de partida para el debate de reforma”. Ramón Garibaldo-soñador

“Alienta que los partidos políticos hayan podido sacar adelante esta propuesta de un tema muy controversial” . Mario Bahena-Académico