Washington, 11 jun (Qué Pasa).- Poco después que comenzara el debate de la reforma migratoria en el Senado, el presidente Barack Obama llamó al Congreso a unirse para apoyar lo que él considera es la mejor esperanza del país para arreglar el sistema de inmigración actual.

Flanqueado por dreamers, activistas, líderes religiosos y miembros de organizaciones pro inmigrantes, Obama aseguró que “nada impide que pueda aprobarse antes de que acabe el verano”.

“Mi administración ha hecho lo que ha podido por nuestra cuenta. El Congreso necesita actuar”, señaló Obama quien añadió que el proyecto de ley que hoy mismo comenzará a debatir el Senado “no es perfecto” pero ayudará a corregir el maltrecho sistema migratorio del país.

El Senado vota esta tarde sobre las medidas migratorias que permitiría un camino a la ciudadanía para los 11 millones de inmigrantes indocumentados en el país. Obama describió en su intervención esa vía como “ardua” y recalco la importancia de cumplir con ciertos requistos como el aprendizaje de inglés, el pago de impuestos e ir a la parte de atrás de la línea de las solicitudes de ciudadanía.

Obama, que ha hecho de la reforma migratoria una prioridad de su segundo mandato, destacó otros aspectos del proyecto de ley: la inversión de millones dólares para la seguridad fronteriza, la modernización del sistema de inmigración, aumento de sanciones contra los contrabandistas y traficantes, permitir a los empleadores verificar el estatus migratorio e empleados potenciales con mayor facilidad.