Washington, 10 jul .- Un grupo de jóvenes sin documentos que han crecido y estudiado en Estados Unidos escenificaron hoy frente al Capitolio una ceremonia de aceptación de ciudadanía para pedir a los congresistas republicanos que permitan un acuerdo sobre la reforma migratoria.

De acuerdo a la agencia EFE más de un centenar de jóvenes indocumentados, conocidos como “Dreamers”, recitaron hoy en voz alta, ondeando banderas estadounidenses, el juramento de ciudadanía y se declararon “listos para ser ciudadanos” como modo de reclamar una reforma migratoria integral que les permita convertirse en estadounidenses de pleno derecho.

Convocados por United We Dream (UWD), pidieron a los miembros republicanos de la Cámara de Representantes y especialmente a su presidente, John Boehner, que no utilicen su mayoría en la Cámara Baja para bloquear una reforma que permita regularizar a 11 millones de indocumentados.

En declaraciones a Efe, tras intervenir ante los asistentes en el evento, Lorella Praelli, de origen peruano y directora de política de UWD, pidió a Boehner que permita que una minoría suficiente de republicanos dé luz verde a una reforma migratoria que no quede “desmembrada en pequeñas piezas”.

“Los republicanos deben decidir si quieren formar parte de unos Estados Unidos modernos o relegar su partido al pasado”, afirmó Praelli, que estuvo presente junto a su madre para recordar que los inmigrantes son también parte del “sueño americano”.

“El partido republicano debe elegir si quiere ser un partido extremista o un partido que siga el legado del presidente (Abraham) Lincoln y piense en el futuro del conjunto de la nación”, opinó Praelli.

La concentración se da el mismo día en que Boehner se reúne con sus compañeros republicanos en la Cámara de Representantes para determinar la estrategia a seguir frente a una oposición interna de conservadores que se oponen a ofrecer un camino abierto a la ciudadanía para 11 millones de indocumentados.

Boehner ha dicho que no permitirá que la Cámara vote un plan de reforma migratoria que no cuente con el apoyo de la mayoría republicana, algo que complica las expectativas de que finalmente la ley pueda cerrarse antes de final de año.

El grupo de los “Dreamers”, jóvenes que han crecido en el país y adoptado la cultura estadounidense, ha sido uno de los más activos a la hora de pedir una reforma, aunque hoy reclamaron el compromiso de todos los grupos de inmigrantes, así como de ciudadanos estadounidenses que se solidaricen con su lucha.

Fotos United We Dream