En estos días dos hechos han puesto en relieve la importancia del idioma. El senador demócrata por Virginia, Tim Kaine, para demostrar su apoyo al proyecto de reforma migratoria, dio su discurso en la Cámara Alta íntegramente en español.

Dijo el senador Kaine al iniciar su discurso: “Creo que es apropiado que explique el contenido de esta ley en español, un lenguaje hablado en este país desde que los misioneros españoles fundaron la localidad San Agustín, en Florida, en el año1565”.

Por otro lado, el senador republicano Marco Rubio presentó una enmienda al proyecto de reforma migratoria para exigir que todos los inmigrantes sean capaces de leer, escribir y hablar inglés correctamente antes de obtener una tarjeta de residencia.

El senador Rubio expresó en un comunicado: “El día que anunciamos los principios que darían forma a la reforma migratoria, dejamos claro que el dominio del inglés se exigiría para lograr la residencia permanente por primera vez en la historia. Esta enmienda asegura que será así”.

Vemos en estos dos hechos la expresión del entrecruzamiento de dos culturas que habitan un mismo territorio.  Dos culturas que se expresan en dos idiomas, el español y el inglés.

Leyendo los comentarios del FB de Qué pasa, se puede apreciar que la iniciativa del senador Rubio, despierta una serie de reflexiones en los lectores de Qué Pasa.

Muchos de estos comentarios hablan de la necesidad y de la conveniencia de aprender el idioma inglés.

Por ejemplo, Alfonso Poncho Ramirez,  expresa: Muy bien!!!  estamos en un país donde se habla inglés y pues debemos esforzarnos un poco no creen???

Otros, en cambio, ven en esta propuesta una exigencia casi imposible de cumplir, ya que las exigencias laborales, no les deja tiempo para el estudio del idioma inglés.

Más allá de las posturas de los Senadores, este debate nos lleva a  preguntarnos si el hecho de aprender el idioma local es conveniente o no en la vida cotidiana de los inmigrantes hispanos.

¿Es necesario que los inmigrantes aprendan el idioma local?

Sin duda, aprender un idioma es un esfuerzo.

También, es cierto, que los beneficios que trae son muchos.

Es una herramienta que ayuda a la integración social, a adueñarse más plenamente de la cultura en la que se vive.

Por otro lado, los inmigrantes cuyos hijos se educan en el idioma inglés pueden verse en problemas a la hora de comunicarse con los maestros, o con los padres de los compañeros de la escuela.

Pueden a veces, tener problemas con sus propios hijos, que se sienten más cómodos hablando en inglés que en español, ya que es ese el idioma que comparten y usan en sus actividades escolares.

Trae también beneficios en relación a la autoestima y la seguridad.
Permite una mayor comprensión de las normas sociales del lugar en el que se vive.
Permite también ampliar el campo laboral y tener mayores oportunidades de trabajo.

Ayuda a estar más informado y a tener más herramientas para manejarse en la sociedad.
Desde el punto de vista del desarrollo personal, algunas investigaciones indican que aprender un segundo idioma optimiza la actividad cerebral.

Idioma
¿Qué es un idioma?
El idioma es la lengua propia de un grupo social.
La etimología del término nos lleva a un vocablo griego que puede traducirse como “propiedad privada”.

Esta cuestión de la propiedad está vinculada al hecho de que un idioma es un sistema comunicacional, formado por palabras y gestos, que resulta propio de una colectividad.
El idioma no se reduce a las palabras o al habla, sino que abarca la escritura y el lenguaje gestual, propio de cada comunidad.

Si el idioma no existiese en forma de convención sería prácticamente imposible que las personas pudiesen intercambiar ideas, sentimientos y hasta emociones.

Aprender un idioma es aprender no sólo las palabras y formas verbales, sino que implica un esfuerzo para comprender todo el sistema de signos, los tonos, y los gestos en el que se expresa una comunidad.

La lengua materna
La lengua materna es el primer idioma que consigue dominar un individuo.

La lengua materna es aquella que se conoce y se comprende mejor.

Se aprende “naturalmente”, al compartir desde el inicio de la vida el entorno con las demás personas que se expresan en esa lengua.

Forma parte del desarrollo psicológico de la persona y de los recuerdos y experiencias de la temprana infancia.

Aprender un segundo idioma, no significa abandonar la lengua materna.

Frase de la semana
“Cada idioma es un modo distinto de ver la vida.”
Federico Fellini