Lo de las armas en las escuelas del Sistema Escolar de Charlotte-Mecklenburg (CMS) parece que se puede convertir en una papa caliente para el superintendente escolar Clayton Wilcox.

Un reporte de crimen y violencia en Carolina del Norte concluyó que en el CMS fueron decomisadas más armas de fuego que en cualquier otro distrito educativo del estado.

En el ciclo 2016-2017 se confiscaron 19 armas en las escuelas del CMS, y parece no existir un patrón lógico para la presencia de pistolas en los planteles del segundo distrito escolar más grande del estado.

Las armas fueron detectadas en toda la geografía y en los tres niveles de educación: elemental, intermedia y secundaria.

Tres armas fueron decomisadas en las secundarias Garinger, Mallard Creek y West Charlotte. Dos armas fueron expropiadas en la secundaria Rocky River.  Un arma fue decomisada en las secundarias Hopewell y Academia de Tecnología Phillip O. Berry. Un arma fue hallada en las intermedias Crestdale y Randolph. También un arma en las elementales Huntingtowne Farms, Palisades Park, y Winget Park. Al igual que una, en Ashley Park PreK-8.

Un incremento de decomiso de armas de fuego no ocurría en el CMS, desde el ciclo 2006-2007, cuando el guarismo de confiscaciones alcanzó las 28.

Hasta ahora el distrito ha tenido suerte, dado que las armas han sido confiscadas antes de que se haya presentado una tragedia.

Pero la pregunta del millón es ¿por qué se decomisan armas de fuego en escuelas primarias, donde los alumnos son niños?

¿Por qué se confiscan armas en escuelas intermedias, donde los alumnos son adolescentes imberbes?

De las secundarias es inadmisible que se hallen pistolas o revólveres, pero también son planteles a los que asisten pichones de adultos jóvenes.

Tras la matanza de Florida, los políticos siguen insistiendo en el problema de salud mental, que puede estar presente en algunos de los autores de las matanzas, pero yo sin ser un científico, ni un experto en la materia, creo que la facilidad del acceso a las armas de fuego es el meollo del asunto.

Un estudio reveló que las armas de fuego matan a aproximadamente 1,300 niños cada año.

El informe que data de 2012 a 2014 indica que en promedio 5,790 menores de edad reciben tratamiento médico en las salas de emergencia del país debido a heridas causadas por las armas de fuego al año.

La NRA defiende a rajatabla la venta de armas y ni siquiera se conduele de las muertes causadas por las armas que promueve,

Al presidente Donald Trump se le ha ocurrido que una alternativa es armar a los maestros, propuesta que es rechazada por la mayoría de los educadores.

Esta es una de las más recientes genialidades del mandatario, algo que parece invitar a duelos y combates del lejano oeste.

Mientras no se le ponga coto a la venta de armas, aquí no van a parar las masacres y sus efectos para la juventud y la niñez.

Vuelvo a reiterar que el argumento de la Segunda Enmienda no tiene asidero.

Las circunstancias de finales del siglo 18 son diferentes a las del siglo 21.

En el CMS hay ahora 35 mil estudiantes latinos, una cantidad para sopesar que cualquier acto de violencia en el distrito escolar, terminaría afectando a los alumnos hispanos.

Mi deseo es que continuemos con la misma suerte de detectar las armas a tiempo en los planteles del CMS.

Y que las medidas que se tomen no alienen a los padres que no cuentan con estatus migratorio.

Lo otro es que el CMS tiene que quitarse las deshonrosa estadística.

Cada vez que ocurre una tragedia pienso en los hijos e hijas de amigos, que siempre esperan que su prole este segura en los planteles del CMS,

El superintendente Wilcox dice que está trabajando para las seguridad de todos en el distrito escolar local.

El CMS tuvo un plan de inversión para la seguridad de las escuelas por 19 millones de dólares.

Esperemos que nunca aquí las cosas lleguen a mayores.