¿Cómo se relacionan las personas en las redes? ¿Es verdad que el anonimato de Internet permite cosas que en la vida real no se harían? ¿Hay personas que se esconden detrás de un avatar para descargar su hostilidad en las redes sociales? ¿O el hecho de sentirse protegidos por el anonimato hace que muestren aspectos de su personalidad que en la vida real disimulan u ocultan? ¿Se pueden hacer perfiles psicológicos a partir del comportamiento en las redes? Muchos opinan que sí, y tratan de tipificar algunas de las conductas específicas que se pueden apreciar en las redes. 

Y dentro de estas clasificaciones encontramos a los llamados Trolls, haters, stalkers, hoygans, etc.

Se dice que los haters son personas que tienen habitualmente respuestas hostiles ante cualquier asunto. La palabra hater, como tal, nos da una pista de este modo de interactuar. Viene del inglés, y se suele traducir como “odiador”,  persona “que odia” o “que aborrece”.

Los haters han proliferado en las redes sociales. Atacan a figuras públicas, a marcas, a instituciones, a personas que expresan sus opiniones políticas y destilan hostilidad en todos sus comentarios. Parece que han encontrado en las redes un clima propicio para crecer y expandirse. 

¿Qué es un hater?
Un hater es el usuario que se dedica a hacer comentarios hostiles, agresivos y ofensivos en las redes sociales. Aparecen con comentarios insultantes, descalificadores, y agresivos en todo tipo de páginas, situaciones,  oportunidad y muestran su desprecio y su odio hacia cualquier cosa publicada. Se expresan en Twitter, en Facebook, blogs, foros, chats y en general en todas las redes sociales. 

Dicen que los haters son cada vez más numeroso en Internet. Crecen. Se multiplican. Aparecen en todas las plataformas. Cualquiera en cualquier momento puede ser atacado por un hater.  Difunden insultos sin inmutarse cuando no están de acuerdo con algo o alguien. Buscan atacar a una persona o a una idea en todo momento.

Dicen que para los haters, cualquier motivo es bueno para odiar: simpatía o militancia política, credo religioso, gustos musicales, lugar de origen, etc. Les gusta atacar a los otros, remarcar sus errores. También destacan que los haters prefieren  pronunciarse en torno a temas de actualidad, como celebridades, controversias, o cualquier otro asunto que pueda ser de interés general, siempre con la finalidad de burlarse o ridiculizar.

Los Troll pueden confundirse con los Haters, pero tienen sus especificidades. Dicen que el troll es uno de los seres más molestos que se puede encontrar en la red.

Aprovecha cualquier ocasión para provocar a los demás usuarios publicando mensajes ofensivos, falsos o groseros con la intención de molestar, confundir y ocasionar conflicto y enfrentamiento entre los demás. El Troll es un generador de peleas. Es un provocador que busca generar discusiones y habladurías. 

En algunas ocasiones los Trolls trabajan para alguien que busca sus servicios para descalificar a un oponente, a una figura pública o a una marca o institución. 

Se lo puede encontrar en todo tipo de sitios. Dicen los entendidos que  lo mejor es ignorarlo, no caer en sus provocaciones y evitar toda discusión con un Troll. 

El stalker, por el contrario, tiene otro comportamiento. Es el usuario que se mantiene al acecho y observa cada movimiento virtual de su presa. Puede ser la persona que le gusta, la que le cae mal, su exnovia o exnovio, la nueva pareja de su “ex”, el amigo guapo, la amiga sexy. Alguien a quien el stalker decide vigilar y espiar en las redes. 

Aprovecha el anonimato que brindan las plataformas para entrar a los perfiles de las personas que le interesan, y así obtener información. Revisa las fotos, las actividades, espía a sus amigos. El stalker es un espía que se suele obsesionar con alguien en particular. No suele comentar ni dejar rastro de su presencia porque no quiere ser descubierto. Quiere ver sin que lo vean. Contrariamente a los haters y a los trolls, su objetivo es pasar desapercibido y espiar desde las sombras del anonimato. 

Encontramos también al Hoygan que es el usuario que en todos sus comentarios y publicaciones pasa por alto las reglas básicas de redacción y estilo. No respeta la ortografía ni la gramática. Suele escribir todo en mayúsculas o intercalar éstas con minúsculas. Resulta difícil entender su mensaje. Se dice que el término HOYGAN deriva de la palabra “oigan”, pero con faltas ortográficas muy visibles. Se lo suele escribir con mayúscula, ya que es este un hábito de los HOYGAN. 

¿Se reconoce en alguno de estos personajes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *