¿Es lo mismo amar a alguien que necesitarlo desesperadamente? ¿Es posible no depender de la persona amada? ¿De qué se trata la dependencia emocional?

Es normal que, especialmente durante la fase del enamoramiento, se sienta una especie de dependencia hacia la persona amada. El deseo de “fundirse” con el otro, de compartir todos los aspectos de la vida, hacen de este período un momento de cierta dependencia. Este deseo, a medida que la relación se estabiliza, tiende a disminuir. Y esperable que el amor de una pareja madure y se base en la confianza, el respeto mutuo y en la autonomía.

En el amor la frase sería: “puedo estar sola/o, pero prefiero, elijo estar contigo porque me haces feliz.” En la dependencia emocional la frase sería: “no puedo estar sola/o y por eso tolero y hago cualquier cosa para que te quedes conmigo.”

La dependencia emocional

La dependencia emocional se produce cuando una persona siente que no puede vivir sin la otra, no por el amor que siente, sino porque no puede valerse por sí misma. Se ha acostumbrado a dejar en manos de su pareja la toma de decisiones  en todas las áreas de su vida y no sabría como vivir sin el otro. Ha perdido la autonomía personal y siente que su vida pasa exclusivamente por el otro.

Al hablar de una dependencia emocional hablamos de una “dependencia excesiva”. Se trata de la pérdida de la autonomía, de la autoconfianza y de la autoestima.

El dependiente emocional se dedica completamente al otro, buscando exclusivamente su bienestar, sin considerar el propio. Los dependientes afectivos ven en el amor la resolución de sus problemas, y esperan que el otro les resuelva todos los vacíos afectivos, que en general tiene su origen en la infancia.

Las relaciones que surgen de la dependencia emocional sueles ser complicadas y dolorosas. Algunos lo definen como un tipo de apego «ansioso», caracterizado por una continua necesidad de saber que se es amado por su pareja y por enormes dificultades para llevar una vida independiente. El miedo a no ser querido, el miedo a la pérdida del objeto de su amor, celos enfermizos, la dificultad para romper aún cuando la relación sea altamente problemática y dolorosa, son algunos de los ingredientes de este tipo de relación

Quien sufre de dependencia afectiva no logra vivir el amor en toda su profundidad e intimidad. No disfruta del amor, sino que lo padece. A causa del miedo al abandono, a la separación, a la soledad, niega los propios deseos y necesidades, y  tolerara cualquier cosa con tal de no estar solo.

Algunas características del dependiente emocional

1.    Temor desmedido a la soledad.
2.     Necesidad imperiosa de aprobación y de afecto, a cualquier costo.
3.     Se sienten responsables o culpables por la felicidad de quienes les rodean.
4.    No pueden tolerar el rechazo.
5.    No dicen lo que realmente piensan, e incluso hacen cosas contrarias a sus creencias para no ofender a nadie.
6.    Precisan la opinión positiva de otros para lograr su propia autoestima.
7.    Creen que la sumisión evita el abandono.
8.    Necesidad de agradar y ser queridos.
9.    Baja autoestima.
10.    Necesidad de controlar a la pareja.
11.    Entiende el amor como apego y sumisión, y no como un intercambio recíproco de afecto.
12.    Dificultad para decir que NO.

Síntomas de la dependencia afectiva
•    Miedo a perder el amor.
•    Miedo al abandono.
•    Miedo a la soledad.
•    Miedo de mostrarse tal y como se es.
•    Sentimientos no resueltos de culpa, rencor y rabia.
•    Sensación de inferioridad de frente a la pareja.
•    Vida social limitada.
•    Celos enfermizos.
•    Necesidad de controlar a la pareja.
•    Sumisión al otro.

Test de dependencia emocional (Orientativo)
1.    En la relación de pareja asumo un papel sumiso.
2.    Las parejas que elijo son despectivas y arrogantes.
3.    Necesito tener contacto con mi pareja constantemente porque si no me desespero.
4.    Me ilusiono en exceso al comienzo de una relación, aún casi sin conocer a la persona.
5.    He aceptado y aceptaría cualquier cosa con tal de no romper la relación.
6.    He padecido problemas muy serios de ansiedad o depresión relacionados con el miedo a que mi pareja me deje.
7.    Necesito gustar a cualquier persona, y hago cualquier cosa para conseguirlo.
8.    Siempre doy más de lo que recibo.
9.    Cuando estoy en pareja vivo exclusivamente para el otro.
10.    He suplicado a mis antiguas parejas retomar la relación aunque me hayan dicho muchas veces rotundamente que no.

Si usted contesta que sí a la mayoría de estas frases, es posible que tenga problemas de dependencia emocional.
Este Test es solo orientativo, no es un diagnóstico. Ante cualquier duda se debe consultar a un profesional.

Frase de la semana
“Amar no es mirarse el uno al otro; es mirar juntos en la misma dirección.”

Antoine de Saint-Exupery

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *