¿Te preocupa el consumo de alcohol de tu hijo?
Credit: QP - CanStockPhoto

Sabemos que los menores no deben ni pueden consumir alcohol. Sabemos que en Carolina del Norte no es legal la venta de alcohol a menores de 21 años. Sin embargo, también sabemos que muchos adolescentes beben y abusan del consumo de alcohol.

El consumo del alcohol en la adolescencia es un problema grave que puede tener consecuencias negativas para la salud, para los estudios y para el bienestar emocional.

¿Te preocupa que tu hijo adolescente esté consumiendo alcohol? Aquí encontrarás algunas indicaciones respecto a este tema de salud.

Signos para tener en cuenta

Es importante que estés atento a las señales que indican que tu hijo puede estar consumiendo alcohol.

Algunos de los signos comunes son:

  • Cambios en el comportamiento: puedes notar que tu hijo se muestra más irritable, agresivo y rebelde. También puede estar desatento, desmemoriado, distraído.
  • Pérdida de interés:  puede perder el interés por las actividades que antes le gustaban, como el deporte, el estudio, la música o los amigos.
  • Cambios en el aspecto físico: notas que tu hijo tiene ojeras, mal aliento, ropa manchada o descuidada.
  • Trastornos en el sueño o en la alimentación.
  • Resaca: puede tener síntomas de resaca, como dolor de cabeza, náuseas o vómitos.
  • Cambios en el rendimiento escolar: si ves que baja sus calificaciones, falta a clase, se retrasa en las tareas o tiene problemas de disciplina.
  • Cambios en el entorno social: si notas que tu hijo cambia de amigos, se aleja de los que conoces o se relaciona con personas que consumen alcohol u otras sustancias.
  • Tiempo libre: puede pasar más tiempo fuera de casa, sin dar explicaciones o mintiendo sobre dónde va o con quién está.
  • Aislamiento: si notas que se aísla de la familia y de los amigos.
  • Alcohol: encontrar alcohol en el cuarto o en la mochila de tu hijo, o que su aliento huela a alcohol.
  • Secretos: te oculta lo que hace, trata de mantener las cosas en secreto.
  • Amigos: no quiere que conozcas a sus nuevos amigos.
  • Depresión: períodos de depresión y desgano.
  • Faltas: puedes notar que falta alcohol en casa.

Si detectas alguno de estos signos en tu adolescente, no lo ignores ni lo minimices. Habla con él de forma abierta sin juzgarlo ni reprocharle. Pregúntale qué le está pasando. Exprésale tu preocupación y tu apoyo. Recuerda que el consumo de alcohol en los adolescentes es un riesgo para su salud y su futuro, y necesita tu ayuda.

Parece divertido, pero es peligroso

Los adolescentes pueden creer que beber alcohol es divertido. También pueden sentir que los ayuda a desinhibirse, a pasarla bien, a vencer sus miedos y sus dificultades.

Como adultos sabemos que el consumo de alcohol no resuelve nada. Por el contrario, empeora las cosas.

Algunos de los riesgos del consumo de alcohol en menores de edad son:

  • Sufrir accidentes y situaciones de violencia: el alcohol afecta a la capacidad de juicio. Por eso aumenta la probabilidad de sufrir o causar daños. Los adolescentes que beben alcohol tienen más riesgo de tener accidentes de tráfico, caídas, ahogamientos, suicidios, homicidios
  • Comportamiento sexual de riesgo: como padecer agresiones sexuales, mantener relaciones sexuales no deseadas, tener relaciones sexuales sin cuidado, contraer infecciones de transmisión sexual o embarazos no deseados.
  • Problemas escolares: El alcohol deteriora el funcionamiento cerebral y puede causar problemas de memoria, atención, aprendizaje y conducta. Los adolescentes que beben alcohol suelen tener peor rendimiento académico.
  • Problemas en las relaciones: más conflictos con sus familias, amigos, profesores y parejas.
  • Alteraciones del desarrollo físico y mental: el alcohol interfiere con el proceso de maduración del cerebro y del cuerpo durante la adolescencia. El consumo de alcohol puede provocar cambios hormonales, retraso del crecimiento, envejecimiento prematuro de la piel, problemas sexuales, depresión, ansiedad y baja autoestima.
  • Dependencia o alcoholismo: El consumo de alcohol a edades tempranas aumenta el riesgo de desarrollar una adicción al alcohol en el futuro.

Recomendaciones para padres

Respecto al consumo de alcohol tus hijos e hijas adolescentes necesitan tu supervisión, tu orientación y tu ejemplo.

Controla el alcohol en casa. Si tienes bebidas alcohólicas en casa, lleva un control de la cantidad que tienes.

Da un buen ejemplo. Los padres son modelos de conducta para los niños. No bebas en casa o hazlo de manera moderadas. No le digas que el alcohol es una buena manera de manejar los problemas. Muéstrale a tu hijo otras maneras más saludables de enfrentar las dificultades. No cuentes anécdotas divertidas sobre el consumo de alcohol. Nunca conduzcas cuando hayas bebido.

Hablar y escuchar: mantén siempre abierta la comunicación. Haz que tus hijos puedan confiar en ti.

Aconséjalo: Conversa acerca del alcohol, las razones para no beber, los riesgos y formas de evitar hacerlo en situaciones difíciles.

Ayúdalo: enséñale a cultivar amistades saludables y a desarrollar actividades divertidas como alternativas al consumo de alcohol.

Infórmate: Conoce las señales de que puede haber un problema de alcoholismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *