La timidez es la sensación de inseguridad o de vergüenza en uno mismo que se siente ante situaciones sociales nuevas como conocer gente nueva, o hablar con un grupo de desconocidos, etc. Esta sensación impide o dificulta entablar conversaciones, ser espontáneo y relacionarse con los demás naturalmente, ocasionando muchos inconvenientes en la vida diaria.

La persona tímida tiende a desvalorizarse, a creer que lo que dice o hace no tiene  valor. Suele tener pensamientos negativos sobre sí mismo tales como “lo mío no tiene importancia”, “mis cosas aburren”, “no soy interesante”, “seguramente voy a hacer el ridículo y se van a reír de mí”.
La timidez limita, y no permite vivir con plenitud. Pero ser tímido no es irreversible. Es algo que se puede superar. Existen ciertos ejercicios para dejar de ser tímido.

¿Es usted tímido? ¿Ha sentido que la timidez le ha impedido hacer cosas que quería? ¿Ha perdido oportunidades a causa de la timidez? Si es así, es hora de empezar a trabajar para cambiar.
Es importante hacer un esfuerzo para superar la timidez y, de esa manera, mejorar la calidad de vida.

Las habilidades sociales pueden aprenderse y desarrollarse. Es posible aprender a comunicarse mejor y dejar atrás los miedos que obstaculizan la relación con los demás.

Timidez y autoestima

La timidez suele ir unida a una autoestima baja. Las personas tímidas no se valoran y no tienen confianza en sí mismas. Si mejoramos la autoestima y la reforzamos, la timidez se reducirá de forma natural. ¿Cómo hacerlo?

•     No idealice a las personas.
•    Recuerde que los demás también son tímidos. La timidez no es una característica exclusiva de su personalidad. Mucha gente es tímida. Piense que es posible que la persona con la que está conversando esté tan nerviosa como usted y notará que su nerviosismo se reduce.
•    Mejorare su autoestima, deteniendo los pensamientos negativos sobre usted mismo.
•    Descubra sus cualidades. Haga una lista de todas sus cualidades.
•    Aprenda a valorarse y a aceptarse.
•    No trate de ser como los demás. Acepte sus cualidades únicas.
•    Abandone las ideas de perfeccionismo. Todos cometemos errores y debemos verlos como un aprendizaje.
•    No se etiquete. No se ponga a sí mismo la etiqueta de tímido.
•    No se compare con los demás. Las personas tímidas suelen compararse con otras personas a las que ven como ideales.
•    Piense en lo que ha conseguido. Sea conciente de sus logros.

Técnicas psicológicas para superar la timidez

•    Practique habilidades sociales. Puede empezar con personas conocidas. Hay muchas habilidades que practicar: saludar, iniciar una conversación, pedir un favor, dar las gracias, pedir perdón, contar lo que piensa, aprender a dar su opinión, etc.
•    Presione sus límites de manera gradual. Póngase metas sencillas y de un paso por día. Puede empezar por saludar a diez personas al día, después mantener una conversación diaria con alguien nuevo. Trate de ampliar sus capacidades sociales día a día.
•    Haga un esfuerzo por encontrar nuevos amigos: Frecuente nuevos ambientes. Trate de mejorar la relación con sus conocidos.
•    Relájese con ejercicios de respiración.
•    Utilice los pensamientos positivos. Acostúmbrese a repetir pensamientos positivos sobre sus cualidades y sus posibilidades de éxito.

Características de la persona tímida

•    Las personas tímidas tienen una autoestima muy baja. Creen que sus cualidades son inferiores a las de los demás, y que quedarían en ridículo o serían rechazados al intentar relacionarse.
•    Los pensamientos negativos acerca del posible rechazo de los demás o las críticas que podrían recibir pueden les impiden tomar la iniciativa en cualquier relación social.
•    Se ven incapaces de actuar y expresarse como desearían.
•    Suelen castigarse con pensamientos del tipo: “Debería haber dicho esto” o “No tendría que haber dicho tal cosa”.
•    La persona tímida intenta pasar inadvertida. Por ello su tono de voz suele ser bajo, evitan la mirada, no suelen hacer muchos gestos al hablar y su postura corporal es encogida.
•    Pueden enrojecer, temblar, tartamudear o sudar en situaciones sociales.
•    Suelen quedarse aparte en situaciones públicas y son incapaces de dar el primer paso a la hora de presentarse o integrarse en un grupo.
•    No se animan a participar y dar ideas en grupos.
•    Suelen limitarse a quedarse en silencio y mostrarse de acuerdo con lo que opina la mayoría.
•    No suelen atreverse a pedir lo que quieren o a defender sus derechos.
•    La persona tímida suele ser demasiado cautelosa, no arriesga a equivocarse y siente miedo a ser rechazada o a resultar inadecuada.

Frase de la semana

“La timidez se compone del deseo de agradar y del temor de no conseguirlo.”

 Beauchene

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *