Sabemos que una persona es más feliz si puede apreciar lo que tiene y en vez de vivir sufriendo y quejándose por lo que le falta. También sabemos que agradecer es valorar lo que se tiene. Es por esto que algunas investigaciones han demostrado que ser agradecidos nos permite sentirnos más felices, ya que es una actitud que implica poder apreciar y valorar lo que se tiene.

Para los especialistas, convertirse en una persona feliz es una cuestión de actitud. Opinan que si alguien puede ser agradecido por aquello que tiene o mirar positivamente a las cosas que realiza a diario, estará más cerca de encontrar la felicidad.

La clave, nos cuentan, está en ser capaces de dar las gracias sin que ocurran hechos extraordinarios. Así es posible estar más contentos sean cuales sean las circunstancias de la vida.

El famoso escritor Marcel Proust lo expresó con esta frase:

“Demos gracias a las personas que nos hacen felices; son los adorables jardineros que hacen florecer nuestras almas”

La gratitud es una excelente práctica para experimentar sentimientos positivos en sus vidas.

Muchas veces los seres humanos pasamos más tiempo quejándonos de lo que nos falta, y pensando en lo negativo, en lugar de apreciar lo bueno que existe. Cuando comenzamos a ser agradecidos e iniciamos a poner atención a los detalles positivos que tenemos, nuestra visión y nuestra actitud comienzan a cambiar, y logramos ser más felices.

Estudios recientes muestran que las personas que son agradecidas se sienten más felices, tienden a ser más amables, se esfuerzan por ayudar a otros, son personas entusiastas, más saludables y con mayor determinación.

Algunas investigaciones

Los psicólogos Emmons y McCollough estudiaron las consecuencias de la gratitud y sacaron la conclusión que la gratitud tiene profundos efectos en el bienestar físico y emocional de las personas. Descubrieron que las personas que hacían de la gratitud un hábito de vida se sentían más saludables, más optimistas y más felices con sus vidas.

Otros especialistas llegaron a la conclusión de que este hábito mejora las relaciones con las personas y propicia el altruismo. Además de ayudar a superar el estrés y las actitudes negativas. Pero uno de los frutos más importantes de la gratitud es que contribuye a generar felicidad.

Otras investigaciones han profundizado en la relación entre la felicidad y el éxito general en la vida. Se ha concluido que las personas que se sienten más contentas consiguen una existencia más longeva, mejores ingresos, mejores relaciones, y también ser más eficaces ante los problemas profesionales y personales. Según estos autores “la felicidad da éxito” y no al revés, como se creía antes: “El éxito da la felicidad”.

Agradecer la vida

Es posible sentir gratitud sin que haya ocurrido nada especial. O ser capaces de dar gracias por algo que aún no ha sucedido.

Las personas más felices sienten gratitud por todo y por nada en especial. No necesitan razones concretas para agradecer. Reconocen lo bueno que tienen por el simple hecho de estar vivas, al margen de lo que les sucede. No necesitan razones “especiales” para estar agradecidas, haber recibido la vida les es suficiente. Agradecen una sonrisa, un amanecer, una inspiración, la brisa suave, la calidez del sol o un instante de paz, un encuentro, los afectos y las posibilidades que se abren cada día.

Se dice que uno de los hábitos comunes de las personas felices es el de empezar el día dando gracias por pequeñas cosas para generar una actitud dichosa para el resto de la jornada.

Muchos aconsejan hacer una lista mental de razones que merecen ser celebradas y agradecidas. Tener en la mente y en el corazón esta lista ayuda a sentirse reconciliado con las situaciones que nos hacen difícil la existencia. Nos permite recordar que por más difíciles que sean las circunstancias siempre hay algo para agradecer en nuestra lista.

Agradecer es celebrar la vida.
Dicen que la maestría en este arte se alcanza cuando uno es capaz de agradecer incluso las dificultades extremas, porque son esas experiencias difíciles las que nos permitirán seguir madurando y abriendo nuestra comprensión.

10 beneficios de ser agradecido.

  • Ayuda a combatir el estrés
  • Reduce las emociones tóxicas
  • Reduce el materialismo
  • Aumenta el autoestima
  • Facilita el acceso a los recuerdos positivos
  • Construye recursos sociales
  • Permite valorar lo que se tiene
  • Motiva hacia comportamientos correctos y solidarios
  • Promueve el bienestar físico
  • Facilita el camino hacia los objetivos

Frase de la semana
“Cuanta más gratitud sientas, más feliz serás
y tu vida cambiará más rápido”
Rhonda Byrne

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *