Podemos decir que muchas personas se levantan con buen humor por las mañanas. Encaran su día con alegría y entusiasmo y tienen buena disposición para encarar los diversos compromisos y desafíos cotidianos.  

Pero despertarse cada mañana es disponerse a afrontar las múltiples actividades, las presiones laborales y familiares que cada día traen. Hay días y días, y claro está, muchas mañanas no se está con el mejor genio.

No todos los días se tiene la misma energía, ni el mismo entusiasmo por lo que hay que hacer y resolver. Y, por supuesto, no todo lo que se tiene que hacer durante el día es agradable. Esto puede predisponer a que, de tanto en tanto, se despierte de mal humor.
Todos tenemos derecho a estar de mal humor de vez en cuando. Es algo normal y no tiene nada de preocupante.

Sin embargo, existe otro tipo de mal humor matinal: el mal humor matinal crónico.

El mal humor crónico, si es un problema.
Puede afectar el buen funcionamiento y el bienestar de las personas que conviven con quien lo padece. Por eso es importante aprender a diferenciarlo y a combatirlo.
Este tipo de mal humor no depende de las circunstancias que se deben enfrentar cada día.

Es un mal humor que se produce en algunas personas por el sólo hecho de despertarse, y no tienen ninguna causa aparente.
Tiene mal humor matinal crónico la persona que se despierta de mal humor siempre o casi siempre.

Causas del mal humor matinal crónico

Los expertos en el tema nos dicen que no existe una única causa del mal humor matinal crónico.

Las variaciones en el humor dependen de múltiples factores que pueden ser personales, ambientales, físicos, sociales, etc.

Las causas más comunes son:
1)    Falta de sueño.
Es esta una de las causas más comunes del mal humor matinal. Si alguien descansa pocas horas, o duerme mal o entrecortado, es muy probable que encare el día con mal humor.
El sueño es una función esencial. Una persona duerme un tercio de su vida. El cuerpo y la mente necesitan este reparador descanso y no pueden funcionar normalmente si el sueño está alterado.
La falta de sueño puede provocar irritabilidad, dificultades en la concentración, agresividad, y escaso rendimiento físico e intelectual.

2)    El carácter de la persona.
Cada persona tiene un distinto metabolismo. La relación con el día y la noche es muy personal. Hay quienes se sienten con energía al caer el día y otros que se despiertan fuertes y despabilados.

Estas características influirán en el humor matinal.
Según la cronobiología existen 2 tipos de personas: los búhos y las alondras. Los búhos  tienen dificultades para despertarse temprano y comenzar el día. Las alondras, en cambio, tienen velocidad mental y gran estado de ánimo desde el amanecer, pero tienen dificultades para estar despiertos de noche.

3)    Exceso de preocupación.
Muchas personas tienen dificultades para dejar sus preocupaciones de lado a la hora de dormir. Esto ocasiona que, aunque puedan conciliar el sueño, no consigan desconectar profundamente de sus preocupaciones.
Durante la noche siguen rumiando los pensamientos que los preocupan y se despiertan sin haber podido descansar mentalmente.

4)    Conflictos emocionales:
El mal humor matinal puede indicarnos que algo no está bien en el mundo emocional. Si se está viviendo una situación insatisfactoria emocional, si no se encuentran las soluciones a este problema, puede aparecer el mal humor.

¿Tiene solución?

El mal humor matinal no es fácil de resolver, ya que, como vimos, son muchos los factores que intervienen en este fenómeno.
Es importante que la persona que lo padece comprenda que despertarse de mal humor no es natural y que indica que algo le está pasando.
Para descubrir cuál es la causa es importante que trate de estudiar lo que le ocurre.

¿Se despierta de mal humor porque duerme mal? ¿Necesita descansar más? ¿En otro horario? ¿Consigue desconectarse de las preocupaciones antes de dormir? ¿O se queda dándole vuelta a los problemas hasta altas horas de la noche? ¿Se despierta cansado? ¿Sin energía? ¿Está descontento con su vida?
Para solucionar el problema del mal humor es necesario determinar las causas.

Algunas recomendaciones

1.    Descanse más.
2.    Cuide las horas de sueño.
3.    Relájese antes de dormir.
4.    A la hora de dormir evite pensar en los problemas que lo preocupan.
5.    Al despertar, piense unos minutos en cosas que le den alegría.
6.    Si hay cosas en su vida que no le gustan trate de cambiarlas.
7.    No se exija más de la cuenta.
8.    No tome más responsabilidades que las que puede soportar.
9.    Simplifique su vida.
10.    Haga por lo menos una actividad por día que le de alegría.

Frase de la semana

Tras el vivir y el soñar, está lo que más importa: el despertar
Antonio Machado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *