Sigmund Freud afirmaba que la risa  ayuda a liberar la energía negativa.

El diccionario indica que: “La risa es una respuesta biológica producida por el organismo como respuesta a determinados estímulos”. Y agrega: “En los seres humanos, la risa se inicia, en promedio, hacia los cuatro meses de edad, y, según los recientes estudios científicos, constituye una forma de comunicación innata heredada de los primates e íntimamente relacionada con el lenguaje.”

Muchos estudios de la actualidad confirman que reírse hace bien. Mejora la salud  física, mental y el bienestar de la persona.

Se dice que las personas que ríen mucho tienen una vida más larga y más feliz.

La risa es espontanea y natural en la infancia y en la adolescencia. Sin embargo, con el paso del tiempo, muchos adultos van perdiendo la capacidad de reír y el sentido del humor. Se vuelven excesivamente serios, y hasta critican a los que ríen demasiado. No saben que al dejar de reír se están privando de muchos beneficios que la risa trae.

 

10 beneficios de la risa

  1. La risa prolonga la vida: Según algunas investigaciones publicadas por la revista Archives of general Psychiatry, las personas que ríen y se toman la vida con humor tienen más probabilidades de vivir más tiempo.
  2. La risa estimula el sistema inmunológico: Reír hace que nuestro sistema inmunológico esté activado. Esto quiere decir que estamos más protegidos ante las enfermedades.
  3. Reír fortalece los músculos: Cada vez que nos reímos a carcajadas usamos un total de 430 músculos. Al reír todos ellos se contraen y se relajan. Estas contracciones y relajaciones hacen que los músculos trabajen de la misma manera que lo hacen cuando hacemos ejercicio, y esto los fortalece.
  4. Combate el estrés: reír reduce el estrés por el bienestar que causa, por la descarga de energía que genera y  por la relajación posterior que provoca la activación de tantos músculos.
  5. Alivia el dolor: Según un estudio realizado en Gran Bretaña, se halló que tan solo con 15 minutos de risa al día, la persona puede aumentar su nivel de tolerancia al dolor en un 10%.
  6. La risa disminuye la depresión: Reírnos hace que disminuya la tensión, el estrés, la ansiedad y la irritación. Estos cuatro factores están directamente relacionados con la depresión. Existe un tipo de terapia que utiliza la risa como herramienta para la cura de los pacientes; la Risoterapia.
  7. Reír oxigena el cuerpo: Con la risa podemos llegar a duplicar el oxígeno que respiramos, mejorando así la oxigenación del cuerpo.
  8. La risa segrega endorfinas: A mayor intensidad de la risa, más endorfinas se segregan. A mayores niveles de endorfinas, más felices nos sentimos. La risa también genera otros tipos de hormonas que contibuyen a este estado de felicidad, como la dopamina y la serotonina.
  9. Reír mejora la socialización: La risa genera experiencias positivas compartidas, y esto ayuda a nuestra socialización. Un buen momento de risas compartidas puede estrechar lazos y mejorar relaciones. La risa es contagiosa y genera empatía con los demás.
  10. La risa hace que nuestra respiración mejore: Respirar de una forma correcta es muy importante.  La risa continuada hace que nuestros pulmones se limpien de forma completa de aire residual y al expulsarlo pueda entrar de nuevo aire fresco, el cual será rico en oxígeno. Reír hace que respiremos a un nivel más profundo, provocando una buena oxigenación completa en todo el organismo.

¿Cómo hacer para reír más?

Al crecer y tener que enfrentar responsabilidades muchos adultos pierden el hábito de reír. Ya no se tientan por cualquier cosa y raramente se ríen a carcajadas. Se vuelven serios, pero con una seriedad grave que casi parece una amargura. Recuperar la risa, la risa incontenible, la capacidad de reír hasta que duela la panza y se llenen los ojos de lágrimas es algo que vale la pena. Es bueno intentarlo y buscar situaciones que pueden provocar unas buenas ganas de reír:

  • Ver comedias y series divertidas.
  • Reírse de uno mismo.
  • Tomar las situaciones que nos pasan con humor.
  • Leer libros divertidos.
  • Rodearse de gente divertida y de buen humor que contagien las ganas de reír.
  • Tener una mirada cómica sobre las cosas. El humor está en todos lados, todo tiene un costado cómico, basta con que sepamos mirarlo.
  • Compartir chistes y episodios graciosos que causen risa.
  • Visitar páginas web de humor y compartir con amigos y familia lo que nos parece chistoso.
  • Practicar actividades divertidas que contribuyan a nuestro buen humor.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *