Termina el 2021
Es bueno tener presente que la alegría fortalece siempre. Credit: Archivo

Los últimos días del año suelen ser agitados, llenos de ocupaciones, preocupaciones, obligaciones y apuros de todo tipo. Nos vemos obligados a correr sin pausa para llegar al último día del año con las cuestiones que teníamos pendientes más o menos listas. Y así, en esa carrera, casi de sorpresa, de pronto llega el último día del 2021.

Como sin darnos cuenta, después de tanto ajetreo, finalmente nos sentamos alrededor de la mesa, disfrutamos de una rica cena y brindamos con amigos y familiares deseándonos lo mejor para el año que comienza. Nos abrazamos. Reímos. Celebramos. Lo hicimos: hemos llegado al final de un año complejo y brindamos por eso.

Y así, entre risas y abrazos; el final y el principio se unen en esa noche mágica cuando el reloj marca las 12 y nos indica que llegó el momento de brindar.  Por un instante vivimos el misterio de todos los finales y de todos los inicios. De algún modo participamos de un rito ancestral que nos permite vislumbrar algo del enigma del nacimiento y de la muerte. Una vez más, lo que se acaba da lugar a lo que comienza.

Allí estamos, en el umbral de un nuevo principio que se abre ante nosotros como un campo de posibilidades. Así, con nuestros seres queridos ausentes o presentes, despedimos un año e iniciamos otro.

Balance

Y en ese tránsito es habitual hacer un balance de lo vivido. El famoso balance de fin de año nos ayuda a delinear las metas que nos pondremos para el próximo año. A través de esta herramienta podemos evaluar lo que hemos conseguido y lo que no hemos logrado. De este modo, a partir de lo hecho, podremos pensar cuál será nuestra orientación para el futuro.

¿Qué quisiéramos concretar, intentar, cambiar o  mejorar en el año 2022? Son algunas de las preguntas que rondan en nuestra cabeza en estos días. Aunque no las formulemos en voz alta, las preguntas están allí como una leve inquietud interior. Algo en nosotros sabe que cada año que se inicia es una oportunidad para reformular nuestras vidas.

Sin duda, la pandemia ha hecho que estos años sean inciertos.  De algún modo, irrumpió en nuestras vidas mostrándonos que todo puede cambiar en cualquier momento. Lo impensable puede ocurrir. Las costumbres y actividades a las que estábamos habituados se vieron repentinamente trastocadas. Un mundo nuevo de protocolos, mascarillas, distancia social, confinamientos y riesgos desconocidos se abrió ante nosotros.  Aprender a encontrar un orden y una orientación en medio de este panorama precario ha sido el gran desafío de estos tiempos.

En este paisaje desconocido que el COVID-19 trajo a nuestra vida, cada quien tuvo que encontrar y construir su propio sentido y sus propios proyectos. No ha sido fácil. En un mundo enfermo y voluble, sostener el propio deseo es casi una hazaña. Pero aquí estamos, llegando al final del año, encontrando motivos para celebrar y para proyectar nuestros deseos hacia adelante.

En este movimiento que nos impulsa hacia el futuro, también es momento de valorar todo lo vivido durante el año; lo bueno y lo malo, lo alegre y lo difícil. De todas esas vivencias está compuesta nuestra vida. Somos lo que vivimos y lo que hacemos. Y somos también lo que soñamos hacer.

“Defender la alegría”

Más que nunca, en este instante en que el año se inicia y recomienza, es bueno tener presente que la alegría fortalece siempre. Aún en las circunstancias más adversas, la alegría es nuestra reserva de fuerza. Así, recordando al poeta Mario Benedetti podemos decir que es hora de “Defender la alegría”. Como escribió en el inicio de su poema: “Defender la alegría como una trinchera, defenderla del escándalo y la rutina, de la miseria y los miserables, de las ausencias transitorias, y las definitivas”.

Y así, defendiendo nuestra alegría podremos darle alas a nuestros sueños y saltar hacia el 2022 cargados de potencia y energía. Como supo decir la pintora mexicana Frida Kahlo: “Reír nos hizo invencibles. No como los que siempre ganan, sino como aquellos que no se rinden”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *