La ansiedad es una sensación que experimentamos cuando enfrentamos  situaciones que  consideramos   difíciles o   amenazadoras. Esta ansiedad es necesaria porque ayuda mantenerse alerta y concentrado.

El diccionario nos explica: “La ansiedad es una emoción que surge cuando una persona se siente en peligro, sea real o imaginaria la amenaza. Es una respuesta normal, que prepara al cuerpo para reaccionar ante una situación de emergencia. Por lo tanto, tiene una función muy importante relacionada con la supervivencia, junto con el miedo, la ira, la tristeza o la felicidad.”.

Cuando la ansiedad se convierte en algo inmanejable y frecuente, al grado de impedir que afrontemos los desafíos  de   la   vida   diaria,   estamos frente a un TRASTORNO DE ANSIEDAD.

Trastornos de ansiedad
Se habla de “trastorno de ansiedad” cuando se experimenta un gran miedo y una preocupación incesante, aunque no haya una razón externa y racional para ello. Se trata de una perturbación psíquica que hace que se vivan con extrema angustia distintos tipos de situaciones.

En los Trastornos de Ansiedad la causa del malestar está en el interior de la persona y no en el exterior.

Los trastornos de ansiedad provocan estados de preocupación, ansiedad o miedo tan fuertes que interfieren con la vida diaria. La persona que lo padece no puede controlar ni su ansiedad, ni los síntomas que la ansiedad causa. Toda su vida se ve perturbada.

Síntomas de Trastorno de Ansiedad
No todas las personas tienen los mismos síntomas. Ni todos los síntomas tienen la misma intensidad en todos los casos. Tampoco se dan todos en una persona…

Entre los síntomas más frecuentes encontramos:

  1. Síntomas Físicos: Taquicardia, palpitaciones, opresión en el pecho, falta de aire, temblores, sudoración, molestias digestivas, náuseas, vómitos, “nudo” en el estómago, alteraciones de la alimentación, tensión y rigidez muscular, cansancio, hormigueo, sensación de mareo e inestabilidad, alteraciones del sueño, la alimentación y la respuesta sexual.
  2. Síntomas Psicológicos: Inquietud, agobio, sensación de amenaza o peligro, ganas de huir o atacar, inseguridad, sensación de vacío, sensación de extrañeza, temor a perder el control, recelos, incertidumbre, dificultad para tomar decisiones, temor a la muerte, a la locura, o al suicidio.
  3. Síntomas en la Conducta: Estado de alerta e hipervigilancia, bloqueos, torpeza o dificultad para actuar, impulsividad, inquietud motora, dificultad para estarse quieto y en reposo, cambios en la expresividad corporal, posturas cerradas, rigidez, movimientos torpes de manos y brazos tensión de las mandíbulas, cambios en la voz, etc.
  4. Síntomas Cognitivos: Dificultades de atención, concentración y memoria, aumento de los descuidos, preocupación excesiva, expectativas negativas, pensamientos distorsionados e importunos, incremento de las dudas, sensación de confusión, tendencia a recordar cosas desagradables, abuso de la prevención, interpretaciones inadecuadas, susceptibilidad, etc.
  5. Síntomas Sociales: Irritabilidad, ensimismamiento, dificultades para iniciar o seguir una conversación, dificultades para expresar las propias opiniones, temor excesivo a posibles conflictos, etc.

Tipos de Trastornos de Ansiedad
El DSM IV hace una clasificación de los trastornos de ansiedad.

Entre los trastornos de ansiedad más frecuentes se encuentran:

  • Fobias específicas: miedos intensos, respecto a determinados objetos o situaciones.
  • Trastorno obsesivo-compulsivo: se caracteriza por sentimientos o pensamientos persistentes, incontrolables y no deseados (obsesiones) y rutinas o rituales que realizan las personas para tratar de evitar o para liberarse de estos pensamientos.
  • Trastorno de pánico: Implica sentimientos repentinos, intensos de terror y pavor. Las personas que tienen este trastorno desarrollan mucho miedo respecto a cuándo y cómo se producirá su próximo ataque de pánico, y en consecuencia a menudo limitan sus actividades.
  • Trastorno por estrés postraumático: un trastorno que aparece como respuesta a una situación altamente estresante o “traumática”.
  • Trastorno de ansiedad generalizada: las personas con este trastorno tienen miedos o preocupaciones recurrentes como, por ejemplo, la salud o la situación económica. Y suelen tener una sensación constante de que algo malo está por suceder.

Tratamiento
Si no se tratan, los trastornos de ansiedad pueden tener consecuencias que compliquen aún más la vida de la persona. Algunas personas que tienen ataques de pánico evitan las situaciones que suponen podrían desencadenar un ataque. Esta conducta evasiva puede crear problemas en el trabajo, obligaciones familiares u otras actividades.

Los trastornos de ansiedad no tratados pueden ocasionar otros trastornos psicológicos, como depresión, abuso de alcohol y otras drogas.

Así mismo pueden generar un alto nivel de sufrimiento personal, problemas en el funcionamiento familiar, en la pareja y en las relaciones interpersonales

La mayoría de los casos de trastornos de ansiedad pueden ser tratados satisfactoriamente por profesionales de la salud apropiadamente capacitados.

Si usted no puede manejar su ansiedad es necesario que busque ayuda profesional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *