¿Qué es la resiliencia?
Credit: Qué Pasa - CanstockPhoto

La resiliencia es la capacidad que tienen los seres humanos para lograr superar las adversidades. Y no sólo superarlas sino salir fortalecidos y transformados de esa situación traumática que les toca vivir.  

Se trata de un conjunto de habilidades y predisposiciones psicológicas que nos permiten sobreponernos frente a las crisis, fortalecernos y finalmente adaptarnos de buena manera al nuevo contexto.

Boris Cyrulnik dice que la resiliencia “es la capacidad de hacer frente a las adversidades de la vida, transformar el dolor en fuerza motora para fortalecerse y salir fortalecido. Una persona resiliente comprende que es el arquitecto de su propia alegría y de su propio destino”.

Neurólogo, psiquiatra, psicoanalista y etólogo francés, Boris Cyrulnik, es uno de los más importantes estudiosos de la resiliencia.

Este autor, se vio enfrentado a situaciones trágicas desde su mas temprana infancia. Él mismo tuvo que sobreponerse y transformar el dolor en fuerza de cambio.

En sus primeros años de vida toda su familia fue deportada a campos de concentración. Así, sus propios padres encontraron la muerte en uno de los campos de concentración nazis. Él, con sólo 6 años, logró huir de este destino trágico. Luego, deambuló por centros de acogida hasta acabar en una granja de la ayuda.

Así, habiendo sido él mismo víctima de tremendas adversidades desde tan pequeño, al crecer dedicó su vida y su trabajo a explicar y consolidar el concepto de resiliencia.

Esta enorme capacidad humana que nos permite sacar fuerzas de lo imposible y mejorar y crecer a pesar de los hechos traumáticos que nos toca enfrentar es la resiliencia.

Fábula de las dos ranas

Hay una conocida fábula que se usa para explicar el concepto de resiliencia. La fábula ilustra dos tipos de actitudes frente a una situación límite.

Dice así: “Había una vez dos ranas que cayeron en un recipiente de crema. Comenzaron a hundirse y prontamente comprendieron que era muy difícil salir de allí.

Sin embargo, al principio, las dos ranas empezaron a patalear desesperadamente para intentar mantenerse a flote y salir de la crema. Ambas patalearon con fuerza, pero, al rato, se comenzaron a cansar y vieron que a pesar del esfuerzo no conseguían salir.

En ese momento, una de las ranas pensó: “no puedo más, no voy a salir de aquí. Ya que voy a morir, no veo para qué voy a prolongar este dolor”. Dicho esto, dejó de patalear y se hundió rápidamente en la crema.

La otra rana pensó: “nada se puede hacer, sin embargo, ya que la muerte me llega prefiero luchar hasta mi último aliento”. Así fue como siguió pataleando, hasta el último aliento. Cuando ya casi no tenía fuerza, de tanto patalear la crema se transformó en manteca. Gracias a esto, la rana hizo pie en la manteca, dio un salto y pudo salir.”

Algunas características de las personas resilientes

Las personas resilientes:

Confían en sus capacidades: confían en su capacidad de resolver y superar las dificultades. Esa confianza les da una fuerza extra para seguir adelante en medio de las tormentas de la vida.

Son creativas: tienen capacidad para transformar las situaciones y transformarse a sí mismos. Buscan nuevos caminos y nuevas ideas. Sabe construir nuevas realidades allí donde otros ven solo ruinas.

Ven oportunidades en las dificultades: ante una crisis no se paralizan, sino que buscan la salida. Comprenden que cada problema es una oportunidad para mejorar y crecer.

Tienen una visión positiva: al creer en ellas mismas tienen una mirada positiva frente a los conflictos. Por eso no se dan por derrotados, sino que apuestan a la resolución de los problemas.

Tienen buen manejo de sus emociones: No intentan controlar las situaciones, sino sus emociones. No permiten que sus emociones les jueguen una mala pasada.

Son flexibles ante los cambios: se pueden adaptar a las nuevas situaciones. Están abiertas al cambio y dispuestas a buscar alternativas. No se aferran obsesivamente a sus planes iniciales, sino que aceptan y se amoldan a los cambios que van surgiendo.

Son perseverantes: no se dan por vencidos. Saben que en la perseverancia se encuentra una de las claves del éxito.

Están motivadas: encuentran un sentido a sus acciones. Ese motor interno hace que siempre encuentren un motivo para seguir adelante para conquistar sus sueños.

Tienen humor: son capaces de reírse de la adversidad. Esa capacidad les permite enfocarse en los aspectos positivos de todas las situaciones, incluidas las que parecen imposibles de resolver.

Buscan ayuda: son capaces de pedir ayuda cuando la necesitan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.