El trastorno narcisista de la personalidad es un desorden de la personalidad específico, que no debe ser confundido con tener una alta autoestima o con tener seguridad personal. Son contextos psicológicos muy distintos.

Una buena autoestima da seguridad, confianza en uno mismo y conciencia del propio valor sin descalificar a los demás. Por el contrario, el trastorno narcisista de la personalidad supone la negación del valor de los demás y por lo tanto su descalificación. La personalidad narcisista necesita demostrar que los demás son inferiores para sostener su imagen de superioridad.

Se trata de un trastorno que trae muchas complicaciones: causa  problemas en las relaciones con los demás, dificulta el desarrollo laboral, trae problemas en la vida amorosa y en muchas otras áreas de la vida diaria.

Los especialistas sostienen que lo padece el 1% de la población y que afecta más a hombres que a mujeres.

¿Pero en qué consiste? ¿Cómo se manifiesta el trastorno narcisista de la personalidad?

Las personas con este trastorno se creen más importantes que los demás. Suponen que deben ser tratados de una manera especial. Tienen una necesidad constante de admiración  y de  atención. No sienten empatía hacia las necesidades y sentimientos de los demás. No les importa lo que les ocurre a los otros. Ellos se sienten lo más importante del planeta y toda su atención está volcada hacia sus propios asuntos.  En una palabra, se creen los reyes del universo.

Necesitan considerarse siempre superiores a otras personas. Su foco de atención son ellos mismos. Por eso carecen de un interés auténtico por los demás. No se muestran muy preocupados por lo que pueda sucederles a personas de su entorno, sino que focalizan toda su atención en sí mismos.

Solo se interesan por las personas cuando éstas giran alrededor de su órbita. Necesitan admiradores que los halaguen, los aplaudan y admiren.  Están embelesados con su propia imagen. Encandilados con ellos mismos a tal punto que no pueden ver a nadie más.

Les cuesta mucho escuchar al otro. El narcisista tiende a ser autorreferencial. Habla sólo de sí mismo y de lo que a él le interesa. Espera que sus palabras reciban siempre una atención superior.  Los narcisistas exigen que se los escuche con atención y dedicación exclusiva. Y por supuesto, buscan siempre deslumbrar y tener razón en todo lo que dicen.

En otras palabras: la persona narcisista está absolutamente convencida de que es superior a los demás. No ve a nadie por encima de él, por el contrario coloca a todos por debajo.

Sin embargo, detrás de esta máscara de superioridad, hay una autoestima frágil que es vulnerable a la crítica más leve. Suelen descompensarse con facilidad y tener arranques de ira. Podría pensarse que ese narcisismo excesivo y mal ubicado es un escudo rígido que intenta protegerlo de su propia fragilidad. Algunos opinan que detrás de esa auto imagen de superioridad y perfección el narcisista  es alguien vacío de contenido.

El trastorno de la personalidad narcisista trae muchas complicaciones a la vida diaria: problemas de pareja, problemas en la relaciones, sentimiento de vacío, depresión, ansiedad. La sensación de vacío que sienten puede llevar a hacer un consumo inadecuado de alcohol o drogas, llevando a desarrollar problemas de adicción. Muchas veces tienen un estado de insatisfacción, ya que sólo tienen ojos para sí mismos. Por último, en casos extremos puede ocasionar la aparición de pensamientos o de conductas suicidas.

No se sabe con precisión cuál es la causa del trastorno de la personalidad narcisista. Al igual que otros trastornos de personalidad probablemente las causas sean múltiples. Los especialistas opinan que  intervienen distintos factores: factores ambientales, genéticos y biológicos.
 

Algunas de las características de la personalidad narcisista:

  • Se creen superiores a los demás.
  • Se creen especiales y perfectos.
  • Exigen admiración por parte de los demás.
  • Hablan constantemente de sí mismos.
  • Desprecian a los demás porque los consideran inferiores.
  • Son arrogantes.
  • No empatizan con los demás.
  • No toleran las críticas.
  • Se enfadan si se los corrige.
  • Tienen dificultades para regular las emociones.
  • Tienen problemas para aceptar la propia vulnerabilidad e inseguridad.
  • Sacan provecho de las demás personas para sus propios fines.
  • Esperan que se reconozca su superioridad, incluso sin logros que lo justifiquen.
  •  Exageran sus logros y sus talentos.
  • Envidian a los otros y creer que los otros los envidian a ellos.
  • Se enojan y estallan con ira cuando no se los trata de manera especial.

 

Diagnóstico y tratamiento

El trastorno narcisista de la personalidad debe ser diagnosticado por un profesional de la salud mental. El tratamiento recomendado es la psicoterapia. Sin embargo, las personas con trastorno de personalidad narcisista  creen que no tienen ningún problema y por lo tanto no consultan a un profesional y no buscan tratamiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *