La mentira es una forma de eludir la realidad y la responsabilidad que tendría el hecho de afrontar la verdad.
Es cierto que existen diversos tipos y niveles de mentiras. Si observamos nuestra propia conducta a lo largo de un día y hacemos un balance, ¿cuántas y qué tipo de mentiras hemos dicho en el transcurso de esa jornada?

Muchas de esas mentiras son socialmente aceptadas y hasta necesarias para el buen desarrollo de la convivencia. A veces se miente para quedar bien con alguien, o para hacerlo sentir mejor. Por ejemplo, le decimos, “se te ve muy bien”, cuando en realidad pensamos que está bastante desarreglado. ¿Por qué lo hacemos? ¿Se trata de una mentira piadosa? ¿Una mentira cuyo objetivo es hacer que el otro se sienta mejor? Es posible. ¿Podríamos pensar que hay mentiras que hacen bien?

¿Pero qué efectos tiene la mentira en el que la dice?
Alexander Pope dijo:
“El que dice una mentira no sabe qué tarea ha asumido, porque estará obligado a inventar veinte más para sostener la certeza de esta primera.”
Muchos trastornos psicológicos llevan asociada la mentira como forma de evitar la realidad. Si el hecho de mentir llega a convertirse en hábito constante y permanente, puede suponer un trastorno psicológico considerable, y es necesario pedir una consulta profesional.

¿A quién hace daño la mentira?
La mentira puede hacer daño al destinatario pero en última instancia a quien más perjudica es al mentiroso, ya que le convierte en una persona poco fiable, indigna de confianza y carente de crédito.

Tipos de mentiras

Hay tantos mentirosos como tipo de mentiras podamos identificar.
¿Cuántos tipos de mentiras podemos suponer? Hay muchos tipos de mentiras, veremos algunas de ellas:
La mentira inocente, muy común en la vida social, es la que nos evita herir emocionalmente a los demás.

La mentira  solidaria, es la que se usa para tratar de ayudar a los demás.

La mentira social: se dice por educación, para no herir la sensibilidad ajena, suavizar situaciones, iniciar una conversación o fomentar las relaciones

La mentira utilitaria: es la que persigue un fin.

La mentira protectora: se emplea para evitar un castigo o un conflicto.

La mentira manipuladora: Se emplea en beneficio propio, para que alguien actúe o piense como uno quiere, por ejemplo, si haces tal cosa conmigo te querré más.
La mentira evasiva: la usa las personas inseguras para eludir sus responsabilidades, y culpar a otros.

La mentira culposa: Se utiliza por miedo o vergüenza cuando no queremos que los demás descubran algo de nosotros que nos ocasiona sentimiento de culpa.
La mentira maliciosa, son aquellas  que se dicen por venganza, para provocar daño, y destruir al prójimo.

La mentira engañosa, la que sirve para aprovecharse de la situación sin escrúpulos, para obtener algún beneficio o ganar en situaciones competitivas.  
El autoengaño, son las mentiras que nos decimos a nosotros mismos y nos impiden ver como somos o ver la realidad tal cual es.

¿Se pueden detectar las mentiras?
Aún no existe un sistema perfecto para detectar mentiras, sin embargo, las emociones involucradas a la hora de mentir dejan evidencias y todos podemos ser descubiertos.
La American Psychiatric Association elaboró una guía de referencia de expresiones verbales y no verbales que desnudan la mentira.

Algunas pistas para detectar mentiras

1. El que miente evita cualquier referencia a su persona en sus mentiras, así como la utilización de palabras como «yo» o «mí».
2. Evitan mencionar el nombre de la persona sobre la que mienten.
3. Ofrecen una «representación» impecable.
4. La voz del que miente sube de volumen debido a la tensión asociada con la mentira.
5. Cuando habla se come las palabras
6. Honestamente, sinceramente, francamente, son algunas de las palabras y frases que comúnmente indican un intento de engaño
7. «Créeme», significa, a menudo, lo contrario.
8. Hay un aumento significativo del movimiento de las manos hacia la cara.
9. La sonrisa se muestra torcida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *