La inteligencia es un concepto polémico. Muchos especialistas buscaron y buscan formas de definirla. ¿Qué es ser inteligente? ¿De qué depende la inteligencia? 

Por mucho tiempo se la relacionó casi exclusivamente con el ámbito intelectual y abstracto. Ser inteligente significaba tener la capacidad de resolver problemas abstractos. 

En el año 1983 Howard Gardner, profesor de la Universidad de Harvard, sorprendió a la comunidad científica con su concepto de Inteligencias Múltiples. Howard Gardner opina que, así como hay muchos tipos de problemas que resolver, también hay muchos tipos de inteligencias. Hasta la fecha, Howard Gardner y su equipo han identificado ocho tipos distintos de inteligencia: lingüístico-verbal, lógico-matemática, visual-espacial, musical, corporal-cinestésica, intrapersonal, interpersonal y naturalista. Actualmente está en proceso de configuración una novena, la inteligencia existencial.

En el año 1995  Daniel Goleman popularizó el concepto de Inteligencia emocional. Demuestra la importancia de la inteligencia emocional, que puede ser fomentada y fortalecida en todos nosotros. Y afirma que la falta de la misma puede influir en el intelecto o arruinar una carrera. La inteligencia emocional nos permite tomar conciencia de nuestras emociones y comprender los sentimientos de los demás. También ayuda a tolerar las presiones y frustraciones que soportamos en el trabajo. Y aumenta la capacidad de trabajar en equipo.

Todos estos planteos llevan a pensar a la inteligencia como una enorme capacidad de comprensión. Una comprensión que se aplica, no sólo a los temas abstractos o científicos, sino a las emociones propias y ajenas, y a los modos de llevar adelante la vida diaria. Preferimos llamar a esta capacidad Inteligencia Integral, ya que abarca la multiplicidad de capacidades de la persona. 

La inteligencia integral y emocional no es algo fijo, es algo que se puede incrementar con el tiempo y el entrenamiento necesarios.

7  características de las personas con Inteligencia Integral

1. Las personas inteligentes no culpan a otras por sus errores
Asumir una responsabilidad es una de las primeras muestras de inteligencia y madurez emocional en un individuo, especialmente cuando implica reconocer un error cometido y sus consecuencias. Reconocer un error también hace posible aprender de él para no cometerlo de nuevo.
 
2. Las personas inteligentes reconocen su propia ignorancia
Ser inteligente comienza por reconocer la propia ignorancia. Ya que esta actitud nos da la posibilidad de aprender. Si uno cree que sabe lo que en realidad ignora nunca se tomará el trabajo de aprender.
 
3. Las personas inteligentes no reaccionan con enojo o agresión
Un estudio de investigadores de la Universidad de Michigan encontró un vínculo entre el bajo coeficiente intelectual y la inclinación a reaccionar con ira. En ese mismo estudio se observó que, en niños de 8 años, la agresividad obstaculiza el desarrollo de la inteligencia. 
 
4. Las personas inteligentes entienden las emociones de otros
Ser inteligente, tal como define Goleman, es también entender nuestras emociones y las de los demás. “Ponerse en los zapatos del otro” está relacionado directamente con el desarrollo de las regiones del cerebro encargadas del procesamiento de las emociones, como el córtex cerebral y el sistema límbico.
 
5. Las personas inteligentes no piensan que son mejores que los demás
Los prejuicios son signos de falta de inteligencia. Una investigación de la Universidad Brock de Ontario encontró una relación entre personas con un bajo coeficiente intelectual y posturas como la homofobia, el racismo o la aprobación de castigos severos. 

6. Las personas inteligentes no se dejan  llevar por los prejuicios
Los prejuicios son formas de limitar nuestro pensamiento. Ponen barreras y crean mentes rígidas y alienadas.

7. Las personas inteligentes son personas que se interesan por los demás
Son personas que saben escuchar. Muchas veces se adelantan a las necesidades de los demás porque sienten/intuyen sus necesidades o motivos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *